Resumen VAVEL Gimnasia y Esgrima La Plata: Puntos fuertes y débiles

Una nueva temporada es dejada atrás para el fútbol tripero, y desde VAVEL.com analizamos cómo fue este semestre para el Lobo, que sólo afrontó el torneo local, con la salida de Pedro Troglio a mitad de éste, y Copa Argentina en la que aún persiste, y será uno de los principales objetivos a cumplir en la segunda mitad del año.

Resumen VAVEL Gimnasia y Esgrima La Plata: Puntos fuertes y débiles
Puntos fuertes y débiles de Gimnasia y Esgrima La Plata // Foto: el día

Desde la salida de Monetti, el cuadro Mens Sana sigue sin encontrar seguridad en el arco. Navarro en su momento no la dio, tampoco Beto Bologna en su llegada pese a que tenía buenos pergaminos. Desde la asunción de Alfaro, en los últimos encuentros apostó por Arias, juvenil de la cantera que en las pocos minutos que lleva apareció y respondió. Y parece ser una opción interesante de cara a lo que viene.

Pasando a la última línea del equipo, Gimnasia redondeó un torneo aceptable. Recibió 19 goles en 16 partidos, pero cuenta como peso haber perdido por goleada el clásico ante Estudiantes jugado en el estadio Único. El cuadro tripero no evidenció dudas en los laterales de la defensa, tanto Facundo Oreja como Lucas Licht son una fija en el equipo en los últimos torneos. Las variaciones pasaron por la zona de los zagueros.

Maxi Coronel fue una fija como primer marcador central casi todo el torneo, desde que tuvo su lugar en reemplazo de Barsottini. El punto débil del equipo estuvo en el puesto del segundo marcador central, ya que Troglio a principio de campeonato no pudo encontrar el jugador ideal para ese puesto. Mauricio Romero, el que llegó como refuerzo, perdió el lugar por algunas lesiones y falta de ritmo. Y si bien mostró cosas interesantes y de oficio no se logró afianzar y terminó perdiendo la titularidad. Olíver Benitez, finalizó el torneo jugando en esa ubicación del campo.  Seguramente Gustavo Alfaro decida reforzar la zaga para el próximo campeonato. 

En la zona media, Gimnasia mostró en su mayoría cosas positivas. Aparecieron juveniles interesantes como Perdomo, Noble y Ceceri cuando se sumaba a la línea de medios, que si bien no fueron claves en el armado del equipo, le dieron al hincha de Gimnasia una esperanza de cara al futuro. Como tándem central se siguieron afianzando Rinaudo y Brum, patrones en la mitad que ordenan al equipo. Y por último como destacable explotó como futbolista Maximiliano Meza, que cerró como jugador tripero su mejor campeonato. Fue clave a la hora del desequilibrio y aportando en los últimos partidos en la faceta goleadora.

Existieron falencias que resultan repetitivas en las últimas temporadas. Demasiada verticalidad a la hora de atacar a veces hace que no se tomen las mejores decisiones en ataque. Sigue estando en el debe darle quizás un poco de mejor destino a la pelota, tener más pausa y un poco más de imaginación a la hora del último pase. Facetas que ayuden al equipo controlar mejor los partidos.

Por último, en la zona de atacantes Gimnasia contó con una aparición más que interesante. Walter Bou, hermano de Gustavo, tuvo su explosión futbolística. A los goles que hizo se le sumó buen juego y fue pieza importantísima para la finalización de jugadas. Niell, que llegó como incorporación, aportó experiencia pero le faltaron más minutos para terminar de afianzarse. Medina resultó menos importante que el campeonato anterior a tal punto de que su continuidad esta comprometida. Y en Rasic, ni Alfaro ni Troglio pudieron encontrar al 9 que aporte gol y peso ofensivo. Quizás lo nombrado explica un poco la poca cosecha de goles en el campeonato. Apenas 19 goles en 16 partidos.