Un Expreso a la locura

A pesar de no figurar en las tapas de los diarios, Godoy Cruz es el líder de la Zona 1 por diferencia de gol y no da tregua. La ilusión y el hambre de gloria parecen ser más fuertes que otros factores y el Tomba va en busca de agrandar su historia.

Un Expreso a la locura
Un Expreso a la locura

"Dejamos de ser una sorpresa, hoy somos una realidad". Gran frase que se ha apoderado del discurso del plantel actual de Godoy Cruz. Resulta que, contra todos los pronósticos, el Tomba está a 180 minutos de hacer historia. 

El día de ayer, Godoy Cruz venció a Quilmes en condición de visitante y continúa como único líder de su zona. ¿Único? Sí. A pesar de que San Lorenzo iguala en puntos al Bodeguero tras el triunfo ante River -ambos con 30-, se encuentra en la segunda posición por una diferencia de 12 goles. Además, el Expreso renovó pasaporte ya que se aseguró el segundo lugar por diferencia al tercero, y por consecuencia la participación en el repechaje de la próxima edición de la Copa Libertadores. 

El Tomba lidera, da pelea y depende de sí mismo. El equipo dirigido por el Gallego Méndez ha demostrado mucho más que buen fútbol, han demostrado que este deporte va un poco más allá. Se trata de mantener la humildad en los mejores momentos y de levantar la cabeza y seguir en los peores, se trata de que prevalezca el compañerismo, de tener coraje para enfrentarse contra todo y todos lejos de quedarse en quejas y reproches, se trata de no agrandarse ni achicarse ante nadie sin importar quiénes sean. 

Mientras los gigantes de arriba intentan seguir subiendo tratando de pisar a los de abajo, los de azul y blanco van esquivando pisotones y causando dolores de cabeza. Y ahí es donde se sienten más cómodos. A medida que aseguran que se van a caer, que no pueden con tanta presión, que no están acostumbrados y tantas cosas más, más se les hinfla el pecho y salen decididos a demostrar que todos están equivocados, que el fútbol y la gloria traspasan Capital Federal. 

Dos estaciones más le quedan al Expreso: Belgrano -L- y San Martín SJ -V-. Dos finales anticipadas. Godoy Cruz va por todo, con la bandera de la ilusión como estandarte, con todo un pueblo tombino que acompaña y sueña con ver a los colores en lo más alto. ¿El principal objetivo?, demostrar que ni la historia ni los recursos de nadie pesan más que el hambre de gloria del subestimado. 

Por el honor y la gloria, con pasión y amor por la camiseta, la gran familia tombina se juega la escritura de la página más importante en su historia. A dos pasos de grabar su nombre y de plasmar en la Argentina lo que se ha visto en otras ligas y apoderarse de las tapas de todo el mundo. Con garra y corazón, todos juntos para cumplir el sueño de toda una provincia, y sumar una 'batalla' más a favor del interior.