El día de los botines rojos

Godoy Cruz e Independiente Rivadavia jugaron por última vez de manera oficial el 17 de mayo de 2008, un día como hoy.

El día de los botines rojos
El hombre de los botines rojos, David Fernández le convirtió tres goles a la Lepra

Desde hace años, Godoy Cruz e Independiente Rivadavia son los clubes más representativos y más convocantes de la provincia de Mendoza. Pese a que no es un clásico, el Tomba y la Lepra han brindado grandes partidos y han quedado en la memoria de los hinchas.

Un 17 de mayo, pero de 2002, se disputaban más que tres puntos en juego, se disputaban nada más ni nada menos que la permanencia en el Nacional B. El Expreso le ganó por 1 a 0 al Independiente con gol de Alejando Cachorro Abaurre y condenó a los azules a disputar el Torneo Argentino A al año siguiente.

Pasaron seis años y se volvieron a ver, Godoy Cruz descendió de la Primera División, Independiente logró el tan ansiado ascenso al Nacional B. El primer encuentro se disputó en el Malvinas Argentinas y fue triunfo para el Tomba por 3 a 2. En la ronda siguiente, los de azul y blanco eran candidato serio para luchar el ascenso y quedarse con el campeonato. La Lepra debía ganar para no sufrir con los promedios. El encuentro terminó a favor del Expreso 1 a 0 con gol de David Fernández y Godoy Cruz daba un paso importante para volver a la máxima del fútbol argentino.

El encuentro es recordado porque en el partido anterior malvivientes ingresaron al club Godoy Cruz y se robaron la indumentaria del Tomba, David Fernández que marcó un gol en el primer partido, se compró unos botines rojos de una empresa conocida. El Fideo volvió a usar los botines y a marcar un gol frente a los leprosos en su casa, en el Estadio Bautista Gargantini.

Hoy, después de ocho años, los hinchas del Tomba recuerdan el "clásico" por la web y redes sociales. Sin lugar a dudas fue un partido emotivo y fundamental para que Godoy Cruz volviera a la Primera División del fútbol argentino.