Dos años después, más prendidos que nunca

El 18 de mayo de 2014 Godoy Cruz le ganaba a Racing por 2-1 y se aseguraba la permanencia en Primera División y clasificaba a la Copa Sudamericana. Hoy, con el excelente presente del Expreso, recordamos aquel partidazo, en el que VAVEL estuvo presente.

Dos años después, más prendidos que nunca
El festejo de los jugadores con la hinchada al terminar el partido (Foto: Santiago Tagua, VAVEL.com)

"A las 15:00 hs sonaba el silbato del árbitro y se daba inicio a uno de los partidos más importantes de la historia del Tomba. En un Malvinas con mucha gente, con todo el apoyo de la hinchada, Godoy Cruz recibía a Racing en un partido decisivo que definiría su permanencia en Primera o su descenso a la B", comienza la crónica de aquel partido, y tuvo final feliz.

El Tomba arrastraba el peso de los promedios, y a pesar de que realizó una muy buena campaña, el equipo debía ganar sí o sí para poder mantenerse en Primera sin depender de otros (Colón y Atlético Rafaela también peleaban por quedarse y jugaban en simultáneo). Aquel día fue uno de los más importantes para el club, ya que con la victoria ante la Academia el Expreso seguía siendo de primera, y además internacional: había logrado su clasificación a la Sudamericana.

Aquella tarde el equipo dirigido por Almirón presentó a Sebastián Moyano; Jerez Silva, Nico Sánchez y David Achucarro; Lucas Ceballos, Diego Rodríguez, Gonzalo Castellani, José Luis Fernández; Gonzálo Díaz; Facundo Castillón y Mauro Óbolo. Y además ingresaron Federico Lértora, Claudio Aquino y Julio Rodríguez.

El partido se abrió rápido, a los 2 minutos de juego Gonzalo Díaz marcaba un golazo tras una gran maniobra individual y desataba la alegría e ilusión en las miles de almas que copaban el Malvinas Argentinas.

Los minutos transcurrieron, Godoy Cruz seguía siendo superior, pero no lograba definirlo, y al cierre del primer tiempo Racing igualaba el encuentro con el gol de Roger Martínez.

Con el empate como resultado el Tomba estaba obligado a buscar nuevamente un gol que le devuelva la victoria que tanto buscaba. Para jugar el segundo tiempo salió un Godoy Cruz decidido a ganarlo, y encontró lo que buscaba a los 62 minutos, cuando tras un tiro de esquina la pelota pasó por debajo de muchas piernas y fue a encontrarse con el botín de Castillón, que definió ante el arco y decretó el 2-1 final y la alegría bodeguera.

Cuando Diego Ceballos marcó el final del encuentro, la felicidad era enorme, el Tomba tuvo doble premio: seguir en primera y clasificar a la Sudamericana. Los jugadores se abrazaban, estaban felices, y festejaron junto a aquellos que siempre los acompañaron: los hinchas. Godoy Cruz se había salvado, y la alegría era inmensa.

Hoy, 18 de mayo de 2016, recordamos aquel partido y no podemos evitar sonreír, sabiendo todo lo que ha tenido que pasar este Expreso, que ha escapado a muchas adversidades, ha tenido muchas cosas en contra, pero con garra y corazón supo salir victorioso. "Nos quedamos porque tenemos unos huevos enormes", había dicho Gonzalo Díaz al hablar con la prensa luego de aquel partido, y estas son las palabras perfectas para describir a este Expreso, lleno de ilusión, alegrías y esperanzas, que hoy sueña con dar un pasito más en su gloriosa historia y seguir marcando su huella en nuestro fútbol. Este Expreso no entiende de barreras, porque las pasa a todas y sigue adelante. Este Expreso pudo salvarse aquel día y seguir escribiendo su historia en primera división, hasta llegar a hoy, dos años después, pero más prendidos que nunca.