Mayo, otra vez

Un mes lleno de ilusiones, sueños, anécdotas y sucesos para Godoy Cruz Antonio Tomba.

Mayo, otra vez
Emocionante, Danilo Ortíz con el Morro García / Foto: Germán Lledó

Siete días tiene una semana, pero no es una semana cualquiera. Godoy Cruz en el mes de mayo a lo largo de su historia ha escrito capítulos muy relevantes.

El 16 de mayo de 2006 enfrentaba el partido de ida para jugar en la máxima categoría del fútbol argentino. Ese día, frente a Nueva Chicago en Mataderos, el Tomba comenzaba a escribir el prólogo del ascenso.

El 17 de mayo de 2008 jugaba por última vez ante Independiente Rivadavia y le ganaba con gol de David Fideo Fernández. Guardando para siempre en la historia el famoso día de los botines rojos.

El 18 de mayo de 2014 el Tomba se jugaba todo para permanecer en Primera División. Y así fue. Le ganó 2 a 1 a Racing con goles de Gonzalo Díaz y Facundo Castillón. Pero eso no fue todo, Godoy Cruz también clasificó a la Copa Sudamericana, sumándole un capítulo glorioso más a esta historia.

Mañana será 19, día en el que hace 10 años varios hinchas del Tomba, seguro, no lograron conciliar el sueño y tenían los nervios a flor de piel.

Pasado mañana será 20: 20 de mayo. El día de una de esas partes más emocionantes, más recordadas y más gloriosas del Club Deportivo Godoy Cruz Antonio Tomba.

En 2006 el Expreso lograba el ascenso a Primera División ganándole 3 a 1 a Nueva Chicago en el Malvinas Argentinas, con dos goles del Tanque Giménez y uno de Diego Villar. En un mayo frío en Mendoza, Godoy Cruz le ponía calor llenando de azul y blanco una provincia y celebrando ser el primer club mendocino en jugar la máxima categoría del fútbol argentino.

Cinco años después, en Primera, el Tomba iba a guardar una historia que no a muchos les gusta recordar. En una campaña excelente, donde ganándole a Banfield quedaba puntero, Saúl Laverni tuvo un polémico y muy criticado arbitraje y el partido finalizó 1 a 1. El referí no cobró un gol y un clarísimo penal a favor del Expreso. En aquel entonces el director técnico del Taladro era Sebastián Méndez.

Pero buenas historias son las que abundan y son las que quedan por escribir.

Como si fuera una cosa del destino, que nos quiere movilizar todo a los hinchas del Tomba (como lo estoy yo mientras escribo esto), en esta semana del mes de mayo del 2016 Godoy Cruz está por marcar, quizá, uno de los mejores momentos de su historia.

También está Banfield.

También hay una camiseta verde y negra

También se juegan cosas importantes.

 También está la chance de hacer historia.

Y también está el Gallego Méndez.

¿Será casualidad? ¿Será el mes? ¿Será la historia?

Más de uno no puede dormir. Más de uno no puede pensar en otra cosa que no sea en lo que pasará. “Será, no será, será… lo que tenga que ser” leí en esta nota.

Se hablan, se leen, se escuchan mil cosas, en todas abunda la pasión. Y no hay sitio donde no estés,  porque cada paso que doy, cada historia de amor, todo, todo me recuerda a tí.