Ganó pero no mereció

Godoy Cruz se mostró falto de juego, otra vez, y gracias a errores de los delanteros visitantes y un grosero error de Olave, obtuvo el triunfo.

Ganó pero no mereció
Foto: Web

Godoy Cruz ganó dos a cero ante Belgrano de Córdoba, en un partido en el que a groso modo, el análisis deberá indicar no que el Tomba ganó tres puntos, sino que el Celeste perdió tres unidades prácticamente de la visita. Una vez más, el partido fue una muestra del poco fútbol de Godoy Cruz.

Durante la primera mitad, la paridad de juego fue acentuada. Claro, entre dos elencos que vienen jugando para nada bien, se nota poco las diferencias. Y así fue hasta promediando prácticamente la mitad. Luego de eso, mucho de lo mismo. Un Godoy Cruz desvirtuado, con bajo nivel de fútbol y con un rival bastante mayor. El Tomba no termina de encontrar el rumbo, y encuentra nulas similitudes al equipo del torneo anterior, con poco vértigo, sin juego asociado, de bajo rendimiento.

Mantuvo el 0-0 ante un rival que fue más inteligente, que sabía que el túnel entre Alvarado y Viera había un hueco del tamaño del Parque San Martín. Por allí, por ese peaje, Velázquez, Bieler y Pereyra tuvieron las claras del juego. Pasaban sin pedir permiso. Velázquez, con arco solo por la mala salida de Rey, la tiró afuera y después Rey con la mano derecha se quedó con una clarísima chance del Picante.

Así todo, el tiempo se fue consumiendo. Sin buena elaboración de juego, con poca presión y con momentos donde se daba uno, dos o tres pases seguidos y se perdía el balón. Pol Fernández sin juego, sin volumen. González más luchador que jugador, Silva sin claridad y otros errores. Hasta que en una pelota llovida, chocaron Olave y lema, le quedó boyando a Ayoví que no perdonó y la mandó adentro.
Injusto resultado, ganaba el Tomba por la mínima pero ganaba al fin.

La segunda parte transitó por los carriles de la igualdad respecto a la primera mitad. Con un Belgrano un poco mejor en lo pensativo, sorprendió una fuerte falta de Pereyra sobre Sánchez que le valió la roja directa. Lo sorprendente fue que con uno menos, la visita mantenía la superioridad sobre el Tomba.

El Celeste iba e iba y en frente, Godoy Cruz agazapado para una contra. El Tomba la recuperaba y la perdía inmediatamente, lo que le inyectaba una dosis de inquietud a los hinchas locales que veían como se escurría el tiempo y la visita cada vez se acercaba más.

Ingresó Giménez con la idea de ser armador, lo que no fue real porque poco la mantenía bajo la suela. La entrada del Morro García por Silva hizo pensar en que Méndez buscaría engrosar el resultado pero nada de los planes se hicieron verdad.

Belgrano quiso llevárselo por delante, una de Alanís idéntica a la de Velázquez en el primer tiempo y una media vuelta de Óbolo dejó el sello de que el resultado estaba mal puesto.

Ya en tiempo de descuento, Correa liquidó el pleito con dos enganches que dejaron tirado por el suelo a Olave.

Ganó Godoy Cruz y el tiempo dirá que fue por obra y arte de la mala puntería de Belgrano