Ábila:"Fue una muy buena despedida"

Ramón Ábila dijo adiós a Huracán luego de dos años y medio. Se despidió con un doblete, "he sido muy feliz acá. Lo llevaré al Globo en mi corazón", dijo. Todavía su destino es incierto, ¿será Boca, Cruz Azul o Portugal?

Ábila:"Fue una muy buena despedida"
Wanchope festejando su gol. Foto(Olé).

Con una victoria y un doblete Wanchope Ábila anunció al finalizar el partido lo que era una gran posibilidad. Su ciclo en Huracán finalizó. Muy querido por los hinchas quemeros que ya empiezan a extrañarlo. “Por lo que me dijo el presidente, ya está, este fue mi último partdio”, comentó el goleador frente a las cámaras al finalizar el encuentro frente al Granate.

No es una salida que deje un malestar, al contrario es una despedida felíz. “Me voy agradecido por todo el cariño que me dieron los que trabajaron a mi lado. Estoy contento. Lo voy a llevar al Globo en mi corazón. Fue mi último partido. Después de todo, fue una buena despedida”, cerró el ‘9’.

La duda que hoy está instalada en los hinchas y los pasillos de Parque Patricios es ¿a dónde se va? Wanchope tiene muchas chances de emigrar hacia el barrio boquense, ya hubo muchas charlas con Carlos Tévez que es un amigo personal y con Daniel Angelici, Presidente de Boca, pero desde Huracán Alejandro Nadur afirma que Boca aún no ha realizado ninguna oferta formal por el delantero que todos desean. Una coincidencia favorable para los Xeneizes es que Adrián Rouco además de ser representante de él, también representa al Apache. Boca no la tiene para nada fácil porque también compite con propuestas para irse a jugar al fútbol de México o Portugal.

A su vez el goleador también se refirió a lo que le dijo su entrenador cuando fue a abrazarlo luego de convertir su segundo gol, “Eduardo Domínguez me dijo ‘no cuento más con vos en la próxima temporada’. Todos me hicieron laburar mucho. He sido feliz” concluyó Wanchope.

Ábila se va como un ídolo de la institución, marcó 53 goles, consiguió el ascenso en  2014 y dos títulos, la Copa Argentina y la Supercopa Argentina. Es una despedida, pero no un adiós.