Anuario VAVEL Huracán 2017: delanteros, por y para Wanchope

La figura de Ramón Ábila hizo centrar el juego del equipo de Alfaro sobre él, y el segundo delantero perdió brillo. Cuando Wanchope faltó, los otros puntas no pudieron reemplazarlo. Analizamos el semestre de los compañeros de ataque del cordobés.

Anuario VAVEL Huracán 2017: delanteros, por y para Wanchope
Briasco mojó ante Chaca. Foto: Web

La sensación se expandió por el Ducó entre todos los hinchas presentes, y también en quienes seguían el partido desde su casa: "¿quién reemplaza a Wanchope?".

Ábila se retiraba del campo de juego lesionado, y la reacción de los quemeros era muy similar. ¿Casualidad? No. Antes de ese encuentro, los otros puntas del plantel no habían podido estar a la altura del cordobés. En parte, porque el ex Cruzeiro obligaba a quien fuese su dupla a jugar demasiado lejos del área. 

No obstante, ese duelo ante Vélez terminó en victoria. Lo mismo sucedió con el encuentro siguiente: Chacarita sufrió las ganas de Briasco en su re-debut en Primera.

Las dudas por un momento parecieron disiparse, pero el flojo rendimiento de los delanteros en los últimos dos partidos volvieron a ponerlos bajo la lupa. Que Alfaro haya pedido un nueve para poder reemplazar a Wanchope tiene mucho que ver con eso.

Repasamos el semestre de Mendoza, Coniglio y Briasco; mientras les deseamos un mejor 2018 a los protagonistas de esta nota.

Fernando Coniglio

Llegó a Huracán con un cartel que desde el principio lo puso en un lugar incómodo: "la compra más cara en la historia del club". Medio fútbol argentino se disputaba su pase, pero Nadur hizo la mejor oferta y el ex Chacarita viajó a Parque Patricios. 

Teniendo en cuenta su rendimiento en los últimos dos años, el Globo hizo una gran operación al traerlo. Sin embargo, Coniglio no pudo devolver dentro de la cancha toda la expectativa que generó su llegada.

Fue quién más "perdió" con la presencia de Wanchope: debió alejarse del área y hacer el juego sucio. Sin embargo, sin Ramón, tampoco pudo asentarse como el goleador del equipo. 

Sólo un par de goles en el semestre para un jugador que todavía tiene crédito restante. Depende de él.

Norberto Briasco

Miró casi todos los partidos del equipo sentado en la platea, hasta que le llegó su oportunidad. En San Martín, se encargó él solito de desarmar a la defensa de Chacarita: un gol y le hicieron el penal con un agarrón desmedido; claro, esa fue la única forma de pararlo aquella tarde-noche de noviembre. 

Alfaro eligió guardarlo en los partidos como local. En su lugar, eligió colocar a Toranzo y dejar un solo punta. No obstante, en el último duelo ante Belgrano fue nuevamente titular, aunque sin el rendimiento que mostró en San Martín. 

Briasco iniciará el 2018 como segunda punta en la consideración de Alfaro, dependiendo de quién llegue como refuerzo en esa posición. A base de esfuerzo, se ganó su lugar merecidamente. Ojalá que el año próximo lo encuentre en un rendimiento superlativo.

Diego Mendoza

Otra compra cara del club. Otro nueve que no termina de encajar en el equipo. 

Lo ponemos último en el repaso por dos razones:
1- lo poco que jugó.
2- lo mal que lo hizo.

Lamentablemente, después del accidente en Venezuela no pudo volver a mostrar lo que había hecho en los primeros dos encuentros con la camiseta de Huracán.

Su nombre aparece en la lista de prescindibles y Atlético Tucumán ya preguntó condiciones para llevárselo a préstamo. Esperamos que el 2018 lo encuentre a Mendoza festejando muchos goles, sea con la camiseta del Globo o con otra.