Dejó atrás la mufa

Independiente consiguió sumar de a tres por primera vez en el torneo. El conjunto mendocino derrotó a Crucero Del Norte por 2 a 0 y se desprendió del fondo de la tabla. Para el azul marcaron Pereyra y Agüero.

Dejó atrás la mufa
Pereyra festeja su gol, es el tercero que convierte en dos fechas. Foto: Revista Ascenso
Independiente Rivadavia
2 0
Crucero del Norte
Independiente Rivadavia: Cristian Aracena; Enzo Ruíz, Ariel Agüero, Javier Silva, Leandro Aguirre; Emmanuel Díaz, Gastón González, Nicolás Medina, Matías Abelairas; Juan Pablo Pereyra y Emanuel Torres. DT: Felipe Canedo
Crucero del Norte: Leandro Requena; Alejandro Pérez, Franco Coria, Delio Ojeda, Rodrigo Lechner; Lucas Caballero, Juan Olivares, Juan Gáspari, Nicolás Castro; Mauro Siergiejuk, Fabricio Pedrozo. DT: Miguel Salinas
MARCADOR: 1-0, min 44, Pereyra. 2-0, min 69, Aguero
ÁRBITRO: Luis Lobos Medina. Amonestados: Pedrozo (CDN), Gáspari (CDN, Siergiejuk (CDN), Coria (CDN); Pereyra (IR), Abelairas (IR).
INCIDENCIAS: Estadio: Bautista Gargantini

Apenas cinco minutos iban e Independiente Rivadavia de Mendoza encontraba dos situaciones de peligro en el área de la visita, primero era Agüero de cabeza y, minutos más tarde, hacía su aparición Pereyra, quien de zurda daba el aviso en la portería del Colectivero. Sin ser dueño de la pelota, Independiente aguardaba a su rival a la espera de una contra que le rindiera algún resultado a favor. Al minuto 12, Torres salió lesionado y, en su lugar, ingresó Hernán Gautier, para darle rapidez y sorpresa al ataque leproso. Pese a que la visita era quien hacía rodar el esférico con las actuaciones del habilidoso "10", Juan Olivares, y también Nicolás Castro con la 11, nunca logró atravesar las líneas de un azul que se encontraba seguro en su terreno. Tanto fue así, que comenzaron a notarse las desatenciones en el área de Requena, las cuales terminaron por desembocar en el primer grito de gol de la noche: a los 44´, cuando ya parecía que ambos equipos se iban en cero a los vestuarios, aparecía Pereyra para abrir el marcador y desatar el carnaval en el Gargantini.

En los segundos 45 minutos, Independiente se dedicó a cuidar la pelota esperando la oportunidad para liquidarlo, por su parte Crucero intentó incomodar con disparos desde afuera del área, que terminaban en las manos de Aracena; a los 14´, era Caballero quien remataba al arco y su tiro se iba apenas desviado por el costado izquierdo del arquero, en lo que fue la más clara para la visita. A los 20´, Gautier se perdió un mano a mano y la Lepra seguía sin poder extender la diferencia.

Por momentos, las brillantes apariciones de Abelairas, González y Aguirre, parecían marcar el camino que Independiente debía seguir para llegar al segundo; mientras que, del otro lado, Crucero lejos de conseguir el descuento, se desordenaba por la desesperación de llegar al gol. El central Ojeda casi cometió la burrada de la noche, cuando en el intento de despejar el peligro de su área, su cabezazo se iba en dirección al arco y Requena entraba en acción mandando la pelota al córner. Producto de este blooper, el Pitu Abelairas, encargado de la pelota parada, tiró el centro al punto penal, donde se encontraba Agüero, quien acertó y de cabeza puso el 2 a 0, que ya parecía liquidado en el parque de Mendoza. Los minutos corrían y  el azul bajó la marcha, por cansancio o por tranquilidad, y dejó que el Colectivero se viniera de a poco, pero no sufrió las consecuencias y pudo quedarse con tres puntos valiosos de cara a lo que se viene.
 
La Lepra hizo valer el punto en Mataderos dejando los tres en casa, logró su primera victoria en el año y, por el momento, se despide del fondo de la tabla, con 6 unidades se encuentra en el puesto 19. Su próximo destino es Lomas de Zamora, donde estará enfrentando a Los Andes por la fecha 8 del torneo de B Nacional. Durante la semana, se conocerá si habrá cambio de DT, ya que suena cada vez más fuerte el nombre de Daniel Córdoba para reemplazar a Felipe Canedo.

VOLVIO MINICH

Matías Minich hizo su aparición en el campo de juego ingresando en el lugar de Juan Pablo Pereyra, volvió después de sufrir una rotura de ligamentos cruzados que lo mantuvo lejos de las canchas por casi 10 meses.