Eterna lucha

Independiente Rivadavia venció, sobre el final, a Estudiantes de San Luis y volvió a quedar muy cerca de salir de la zona de descenso.

Eterna lucha
El Azul obtuvo tres puntos vitales y ruega salvarse definitivamente del descenso | Foto: Agencia San Luis

Algunos corazones no resisten. Otros parecen de acero. La cura para sobrepasar estos momentos parece un secreto de Estado o una fórmula bien guardada de un elixir preciado. ¿Cómo se hace para soportar tanto? ¿Sólo pasaron diez años en la divisional? Cada momento vivido por la Lepra en la Primera B Nacional, desde su regreso en 2006, parecen eternos. Y no se trata de instantes placenteros, salvo para masoquistas.

El terror instalado desde el primer partido es el descenso. Con más o menos intensidad, ese monstruo ha perseguido al Azul y parece estar acostumbrado, de mala gana, a sentir su oscura compañía. Hoy, la lucha se desata en términos casi épicos, con tintes de resignación por momentos y de esperanza. Una historia repetida, que se intenta terminar lo más pronto posible.

La visita a la vecina provincia de San Luis encajaba en este relato casi de ficción, pero contado desde la más absoluta realidad. Y el transcurso del partido frente a Estudiantes acumuló más a la ansiedad con la que Independiente ha convivido a lo largo de estas 42 fechas.

El primer tiempo apenas tuvo pocas situaciones. Para la visita hubo dos: primero con Cristian Tarragona, quien no pudo festejar por Brian Sosa, cuando sacó el balón sobre la línea; y después con Diego Cardozo, que no vio a Tarragona y definió mal.

Por el lado del local hubo un gol anulado a los 37', Jonathan Mazzola ejecutó y convirtió de tiro libre, pero el árbitro lo anuló por una aparente falta a Cristian Aracena. Así concluyó una opaca primera mitad.

El segundo tiempo no cambió demasiado. Las posibilidades escasearon y la claridad estuvo ausente. El Verde intentaba inquietar con un control más seguro de la pelota, pero dio pocos resultados. En tanto, los dirigidos por Alfredo Berti mejoraron cerca del final y obtuvo un premio impensado.

A los 47', el arquero Facundo Lupardo salió mal tras un tiro libre de Gastón González y lo pagaría muy caro, ya que estaba Cristian Tarragona para desatar la locura del banco de suplentes y de los hinchas que festejaron a la distancia.

Cinco partidos para el final del torneo. Cinco encuentros para saber si Independiente Rivadavia se queda un año más en la categoría o paga caro las malas campañas que arrastra desde el 2014. El flagelo del descenso aún no le permite salvarse, ni siquiera con 60 puntos que ya lleva en esta temporada. Además debe esperar qué pasará con el partido suspendido entre Chacarita y Juventud Unida de Gualeguaychú.  

SÍNTESIS

Estudiantes de San Luis (0): Facundo Lupardo; Matías Acuña, Leandro Corulo, Brian Sosa, Daniel Martinez; Jonathan Mazzola, Maximiliano Bustos, Agustín Curima, Braiam Cuello; Leonel Felice y Rodrigo Moreira Aldana. DT: Omar Asad.

Independiente Rivadavia (1): Cristian Aracena; Rodrigo Arciero, Yeimar Gómez Andrade, Alejandro Rébola, Mauro Maidana; Gastón González; Mauro Cerutti, Lautaro Disanto, Diego Cardozo; Cristian Tarragona. DT: Alfredo Berti.

GOL: 48'. Cristian Tarragona (IR).

 


Share on Facebook