Cara a cara: Rodríguez - Saja

Ya se palpita el clásico de Avellaneda, y una de las claves del partido pasa por los arqueros porque este tipo de encuentros se ganan con detalles, y además, porque ambos equipos tienen delanteros de mucha jerarquía. A continuación te mostramos la comparación.

Cara a cara: Rodríguez - Saja
Ambos arqueros festejando un gol suyo.

Uno que es cuestionado y el otro es un ídolo del club, uno que inició su carrera y continua en el mismo lugar, y el otro es un arquero experimentado que fue determinante en los logros de la Academia. Ambos tienen la particular de que poseen el mismo récord: la mayor cantidad de minutos sin recibir goles en la historia de club, el Ruso con 819 minutos cuando el Rojo transitaba por su única temporada en la B Nacional (también es récord de la categoría), y el Chino Saja con 587 minutos, entre las últimas siete fechas donde Racing salió campeón del Torneo de Transición 2014, tras 13 años. Otra particulariad es que ambos patean penales, pero Rodríguez es el primer pateador, y Saja, ahora, el tercero. El Ruso tiene 9 goles en 130 partidos (arquero con más goles en Independiente), pero recibió 127; el Chino hizo 9 goles en Racing en 164 partidos.

Diego Rodríguez debutó en el Torneo de Verano 2010, que el Rojo ganaría, pero para su debut oficial habría que esperar hasta junio de 2011, en la victoria por 5-1 ante Huracán en la última fecha del Clausura de ese mismo año, aunque sería su único partido del año. En el 2012 fue titular en la victoria 5-4 ante Boca en La Bombonera, y dos partidos seguidos más, que con la derrota 3-0 ante Colón, perdería la titularidad. En el Torneo Final 2013, con Gallego y Brindisi tendría la titularidad, y luego en la B Nacional, hasta ahora. A raíz de penales fallados en el recorrido por la segunda categoría el arquero se haría cargo de los penales, sin fallar niguno hasta el año pasado. El Clásico de Avellaneda lo jugó 6 veces, con 4 victorias y 2 derrotas.

Sebastián Saja debutó como profesional en San Lorenzo en el Torneo Apertura del 2000 ante Vélez en el Pedro Bidegain, tras la expulsión de Campagnuolo en medio del partido. Ganó la titularidad tras una lesión de Campagnuolo en el Torneo Clausura 2001, y Mercosur 2001. Un año después ganaría la Sudamericana. Y en 2003 partiría a Europa, para volver en 2005 al Ciclón, donde en 2007 fue cedido a Gremio y fue campeón del Torneo Gaúcho y subcampeón de la Libertadores. En Racing debutó en 2011 y fue clave para el campeonato que ganó la Academia en el 2014. El Clásico de Avellaneda lo disputó 9 veces, con 3 victorias, un empate y 5 derrotas.