Puntuaciones del Rojo ante Olimpo: otra chance perdida

Independiente empató como 0-0 como local ante el aurinegro y perdió la oportunidad de quedar a dos puntos de la punta de la zona 1. Además, el equipo tuvo una paupérrima actuación, donde prácticamente no pateó al arco, y la figura volvió a ser Campaña.

Puntuaciones del Rojo ante Olimpo: otra chance perdida
Los jugadores de Independiente decepcionados luego del empate ante Olimpo. / Foto: Clarín.
Independiente
0 0
Olimpo

Independiente recibía a Olimpo en el Libertadores de América, en la continuidad de la décima fecha del Torneo de Transición, donde tenía una oportunidad de lujo para quedar a dos puntos de Godoy Cruz, líder de la Zona 1, que había perdido ante San Lorenzo. Sin embargo, el equipo volvió a jugar muy mal, no tuvo volumen de juego y Martín Campaña salvó al Rojo, otra vez, de una derrota. En cuanto a los jugadores de campo, Cristian Rodríguez fue el mejor, intentó siempre, a veces muy solo, y ganó muchas faltas cerca del área, aunque no pudo aprovechar ninguna pelota parada.

El conjunto de Avellaneda se quedó con 16 puntos, a cuatro del Tomba a falta de seis partidos, pero debe mejorar, y mucho, el funcionamiento si quiere pelear hasta el final. Las chances más claras fueron para la visita: primero Campaña le tapó un remate a Parnisari de adentro del área saliendo a presionar muy rápido, luego tuvo otra buena intervención en un mano a mano ante Gaona Lugo, minutos después de la primera situación. La situación más clara que tuvieron los locales estuvo en los pies de Leandro Fernández, que ingresó comenzado el segundo tiempo, y conectó mordido un centro de Méndez que se fue rozando el palo. Ya después, el equipo de Pellegrino no volvió a inquietar el arco de Champagne, cosa que si haría la visita sobre el final, pero otra tremenda tapada del arquero uruguayo, tras un remate cruzado de Barrientos, salvó al Rojo.

Martín Campaña (7): Buena actuación del arquero uruguayo, que volvió a ser figura y ser clave para mantener el cero en su arco por segunda vez consecutiva. Tapó dos mano a mano, siendo rápido de piernas, y otra sobre el final muy difícil.

Gustavo Toledo (4): Flojo partido del ex Banfield. Sufrió a Pizzini toda la noche, le comieron la espalda y no progresó bien en ataque, salvo un desborde por la derecha. En el segundo tiempo el equipo jugó sin un volante por derecha y tuvo que hacer toda la banda, pero no cumplió ese rol.

Hernán Pellerano (4): No tuvo un buen rendimiento el marcador central, tuvo problemas para controlar a Amoroso en ocasiones, quedó mal parado en algunas contras del rival e hizo muy lenta la transición de defensa a ataque del equipo, jugando mucho para los costados y no tratar de romper líneas.

Emanuel Aguilera (3): Se notó, y mucho, la ausencia de Víctor Cuesta. El mendocino sufrió mucho con los atacantes rivales, estuvo muy impreciso y se nota que le falta confianza. Mucho para mejorar si se quiere ganar un puesto.

Nicolás Tagliafico (5): No tuvo un gran rendimiento como lo venía mostrando, pero así y todo fue el mejor de una defensa con problemas. Cuando Pizzini se instaló por derecha lo sufrió bastante, cuando estuvo Gaona Lugo lo controló bastante bien. Pasó pocas veces al ataque y desbordó dos veces, aunque no fueron buenos sus centros.

Diego Rodríguez Berrini (3): Muy flojo el partido del mediocampista uruguayo, que fue reemplazado en el entretiempo por Jorge Ortíz, debido a su rendimiento. Estuvo muy apurado con la pelota en los pies, no pudo controlar a los interiores de Olimpo, cuando ellos intentaban atacar, aún no ha recuperado el nivel que mostró en su primer torneo.

Jesús Méndez (5): Con altibajos le dio fútbol al Rojo. Cuando la pelota pasaba por él, el equipo se asociaba mejor. Tiró un gran centro en la jugada más clara, en la que casi Fernández convierte, pero también perdió una pelota en mitad de cancha por tardar mucho que casi le cuesta un gol, pero Campaña lo salvó. Fue reemplazado sobre el final, cuando el equipo tenía a Olimpo, cerca del arco rival por Aquino, que no aportó nada.

Emiliano Rigoni (4): Fue intermitente. Aparecía de a ratos con alguna corrida por el costado, pero hoy no estuvo esa buena pegada que tiene. Tuvo muchos córners y centros, pero todos fueron a parar al arquero.

Cristian Rodríguez (7): El uruguayo fue el mejor jugador de campo por lejos, siendo muy claro con la pelota y creando jugadas personales en las que siempre lo cortaron con faltas. Tuvo un buen partido pero no fue ayudado por sus compañeros.

Martín Benítez (3): Sigue con la cabeza en Turquía. El misionero no recuperó el nivel mostrado en el semestre anterior y el equipo lo sufre. No desequilibró, no fue preciso y sufrió con las subidas de Parnisari por su costado, ya que no ayudaba a Tagliafico, que le hacían el dos uno. En el entretiempo fue reemplazado por Leandro Fernández.

Germán Denis (4): No estuvo cómodo en ningún momento. Lo mataron a pelotazos muy bombeados y que favorecían a los defensores, no tuvo ninguna ocasión y fue absorbido muy bien por Figal. Paga el precio porque el equipo juega mal y no queda nunca de cara al gol.

Jorge Ortíz (4): Entró por el Torito cuando el partido pedía otra cosa. Más allá de eso, fue mejor que el uruguayo, pero se refugió entre los centrales y prácticamente no influyó ni le dio juego al equipo.

Leandro Fernández (5): Entró bien, en los primeros minutos le cambió la cara al equipo, con mucha intensidad y provocando errores del rival. Tuvo la más clara con ese desvío en el centro de Méndez que pasó cerca. Más de la mitad del segundo tiempo estuvo casi sin tocar la pelota.

Claudio Aquino (S/C): Entró faltando cinco minutos y no aportó nada. Entró para jugar de enlace y se posicionó detrás de Toledo en el sector derecho. Es de los peores rendimientos en los últimos partidos.

Mauricio Pellegrino (3): El equipo cada vez juega peor, no se nota su mano y no puede definir un ‘11’ titular. En el segundo tiempo debió romper el doble cinco para presionar más arriba, pero sacó un mediocampista central y puso otro de mismas características. Jugó sin un volante por derecha en todo el segundo tiempo, haciendo que se centralice el juego, pero esto favoreció a un Olimpo bien parado defensivamente. Se fue muy insultado y con poca espalda para continuar.