Diablo, ¿estás?

El Rojo va al Bosque a buscar los tres puntos contra el duro Gimnasia. El desafío será volver a repetir el funcionamiento del primer tiempo contra San Lorenzo, pero con una mayor eficacia.

Diablo, ¿estás?
Foto: Web.

¿Nos equivocaríamos si dijéramos que Independiente no juega por nada esta fecha? Godoy Cruz ya ganó, es decir que las chances de llegar a la final del torneo ya no están, sólo resta saber si se podrá luchar por un lugar en la próxima Copa Libertadores, para llegar a eso San Lorenzo no deberá ganarle a River. 

Sabido es que este fútbol es uno de los más parejos del mundo, que la diferencia entre los punteros y sus perseguidores no es nada amplia y que cualquiera puede perder con cualquiera. Entonces, ¿Independiente realmente ya está afuera de todo? Por ahora no. Aunque las chances de concretar algún objetivo son escasas. Si San Lorenzo consigue los tres puntos esta fecha, ahí si el Rojo quedará fuera de todo, pero mientras tanto hay que estar atentos. Por lo pronto para poder seguir con posibilidades de algo el equipo de Pellegrino debe hacer su parte, ganar, y el rival de esta jornada será un hueso duro de roer. El Gimnasia de Alfaro sólo perdió un partido desde su llegada y arrastra un invicto de tres encuentros.

Los equipos de Alfaro ya los conocemos todos: molestos, sólidos en el fondo, juego por las bandas y que suelen cortar mucho con faltas. Este Gimnasia no es nada diferente, por lo que se espera que, a pesar de la localía, Gimnasia le entregue la posesión a Independiente y espere en la mitad de la cancha para presionar y salir rápido de contra esperando que el buen momento de Bou siga dando frutos, que Meza y Castillón lo ayuden por las bandas y que Rasic pesque algún rebote o centro desde los costados.

Independiente se deberá hacer cargo del partido una vez más y saber que éste será uno muy friccionado. Bou y Rasic son delanteros que suelen molestar mucho a los defensores y no dan espacios para salir jugando. Lo mismo pasa con Brum y Rinaudo, un doble cinco bastante áspero que se encargará de no dejar jugar al Marciano Ortiz y evitar que Vera o Fernández le ganen las espaldas.

En cuanto al equipo de Avellaneda, el DT optará por poner un equipo muy parecido al del último partido frente a San Lorenzo con la inclusión del Torito Rodriguez en lugar de Jesús Mendez, quien sigue en un bajo nivel; esperemos que el uruguayo le aporte algo más de marca y una mejor distribución de pelota a la mitad de la cancha. 

Si el Rojo pretende llevarse los tres puntos del Bosque tendrá que tener el mismo volumen de juego que la semana pasada, pero siendo más eficaz pues la fecha anterior le costó muy caro no concretar las llegadas al arco rival. El constante movimiento de Vera y Fernández por todo el frente de ataque, el enroque de posiciones entre Aquino y Rigoni, Ortiz manejando los tiempo del equipo, la subida de los laterales, todos hechos que se tienen que volver a repetir para poder superar a Gimnasia. Además de la solidez defensiva y la presión alta para recuperar la pelota lo más cerca posible del arco de Bologna.