¿Es ahora?

Pellegrino se despidió, Sampaoli se alejó y Pablo Moyano hizo público el interés por Gabriel Milito. ¿Se viene el momento del Gaby? ¿A qué se tendrá que enfrentar si decide aceptar la oferta?

¿Es ahora?
¿Es ahora?

Mauricio Pellegrino dejó de ser oficialmente el técnico de Independiente. Se despidió en conferencia agradeciendo a los jugadores y los dirigentes, lamentó no haber podido lograr los objetivos y dejó algunas frases interesantes: "A veces las cosas bien hechas no te dan el premio. Acepto las reglas del juego"

"Lo más conveniente, si se puede, es que el próximo DT asuma la siguiente semana". 

Pero ¿Quién será el próximo DT? Sampaoli ya parece descartado por la cantidad de dinero que pide y porque tiene ofertas para dirigir en Europa, más precisamente de Lazio, por lo cual es casi imposible su llegada. Luego de la despedida de Mauricio Pellegrino quien salió a hablar en los medio fue Pablo Moyano y aseguró: "Gabriel Milito va a ser el próximo DT de Independiente. Va a tener toda la tranquilidad para trabajar". Además justificó la intención de contratarlo de la siguiente manera: "Queremos a Milito por su identificación, todo lo que hizo por el club y su idea".

Ahora bien esto nos lleva a pensar unas cuantas preguntas ¿Es el momento para que Gaby se calce el buzo de DT del Rojo? ¿Si no es ahora cuando? ¿Está capacitado para serlo? ¿Los problemas por los que se fue del club ya están solucionados?,¿De verdad lo quieren todos los dirigentes? ¿Y los hinchas?

Empecemos por la más fácil: Si, está capacitado para ser el técnico de Independiente, no hay dudas sobre ello. No conozco a Gabriel personalmente, pero al verlo trabajar o escucharlo hablar uno se puede dar cuenta de la formación que tiene, de lo mucho que estudió y se preparó para ser técnico y que no eligió ser DT de un día para otro. A eso también hay que sumarle que conoce al club mejor que nadie, casi que se crió adentro de él, jugó, salió campeón, se convirtió en un símbolo de la historia contemporánea y, tal vez, sea él quien pueda calmar un poco la impaciencia que reina en los hinchas, partidarios y dirigentes. Podría funcionar como una especie de pacificador de alguna manera (si somos optimistas),

Si es el momento o no es algo bastante difícil de saber. En mi opinión no, creo que el contexto que hoy rodea a Independiente puede ser dañino para Milito. El ambiente que se vive en el LDA cada vez que juega el equipo hace recordar a los partidos pre descenso. Murmullos ante el primer pase mal dado, silbidos si no se va ganando al entretiempo, insultos ante la entrada de un jugador que no cae bien y demás. La sensación es que si Independiente no gana ese partido todo se viene abajo, nada sirve, el club desaparece. Es un clima insoportable para los jugadores y mucho más para el técnico que siempre es el primer hombre al que se insulta. Imagínense a Milito pasando por esa situación después de haber perdido tres partidos seguidos. O mejor no se la imaginen, hace mal.

Pero claro, ¿Cual sería un contexto favorable para que Milito se calce el buzo? Lo ideal sería que Gabriel tenga la oportunidad de ser técnico cuando todo ese clima tormentoso que mencione anteriormente haya pasado, o se haya calmado un poco al menos. Cuando ese recuerdo del descenso haya quedado atrás y se comprenda que Independiente es un club que, a pesar de no haber desaparecido, está volviendo a nacer, lo cual no es una cosa fácil. El logro de un campeonato y una racha de buenas campañas en las copas puede menguar un poco esa abundante histeria.

Los rumores que corren son que la relación entre Noray Nakis y Milito sigue siendo igual de áspera que hace un tiempo atrás cuando el Mariscal decidió dejar el club. Por lo tanto es obvio deducir que Nakis no lo quiere como técnico, el consenso del que habla Pablo Moyano que existe en la dirigencia para contratar a Milito no es tal. Si se da y Gabriel termina al frente de la primera división, esta mala relación se puede traducir en problemas para las contrataciones, los contratos, las formas de trabajo, etc.

Queda una solo pregunta por responder y ella involucra la relación hinchas - Milito ¿Es realmente unánime la banca hacia el ex defensor? Obviamente la gran mayoría lo ama, pero repasemos algunos hechos insólitos que ocurrieron: cuando Milito laburaba en el club y el puesto de director técnico quedó vacante ya sea por el despido de Brindisi o la renuncia de De Felippe, Gabriel dijo que no. Esto llevó a que algunos simpatizantes se ofusquen con él de manera inentendible, cual pibe que es rechazado por la minita que le gusta en el boliche y se ofende.

Otro de los hechos que ocurrió cuando el Mariscal estaba dentro de la institución fue que su equipo de pibes era constantemente observado, cualquier cosa medianamente negativa que pasara era noticia. Se lo puso bajo la lupa y se lo criticó por demás.

Una vez fuera del club, Milito decidió aceptar la oferta de ser técnico de Estudiantes y esto ocasionó una ola de impensadas críticas en el mundo Rojo. ¿Por qué? Aún no se sabe bien, aparentemente algunos siguen anclados en ese juego de los 70-80 donde todo lo relacionado a Bilardo está mal y todo lo relacionado a Menotti está bien. Capaz por eso en la red social del pajarito se tuvo que leer algunos dichos irreproducibles de ciertos sujetos. Más allá de eso, cuando a Gaby le tocó ir al LDA como entrenador de Estudiantes, la mayoría lo ovacionó. Aunque se pudo ver que algunos optaron por la indiferencia, por más que quisieran no les daba la nafta para insultar a Milito en ese contexto, así que decidieron cerrar la boca y cruzarse de brazos. Evitar quedar como un boludo se le llama.

Si Milito decide agarrar al equipo tendrá que lidiar con estos problemas. Si lo hace, se lo bancará para que le vaya fenómeno. Y si no, lo seguiré esperando.