Ganó y gustó

Tras la salida de Mauricio Pellegrino, Independiente se despidió de su gente con un buen triunfo por 2-0 ante Arsenal de Sarandí.

Ganó y gustó
Ganó y gustó

Fernando Berón asumió la conducción técnica para las últimas dos fechas. Para enfrentar al equipo de Sarandí, realizó una variante táctica que Mauricio Pellegrino nunca probó desde el inicio: romper el doble cinco. El uruguayo Diego Rodríguez fue el único volante central, mientras que por delante estuvieron Emiliano Rigoni, Claudio Aquino, Martín Benítez y la dupla atacante, Leandro Fernández y Diego Vera. La novedad defensiva fue la titularidad de Rafael Barrios en el costado derecho, en lugar del lesionado Gustavo Toledo.

Desde el comienzo se vio a Independiente con mucha verticalidad. El Rojo llegaba con facilidad a las puertas del área rival, pero esa apuesta táctica también llevó a que quede mucho espacio entre líneas; un equipo partido en dos. Ninguno de los mediocampistas ofensivos sentía la marca. Les costaba el retroceso. Por eso se armó un atractivo encuentro de ida y vuelta.

Una de las grandes diferencias fue el gran nivel que mostró Martín Benítez, un jugador que era importante para Pellegrino pero acumulaba pésimas actuaciones. La movilidad de Leandro Fernández fue otra gran noticia, pero faltaba mayor precisión de cara al arco. Hubo que esperar hasta el segundo tiempo para abrir el  marcador, luego de que Arsenal quedara con 10 hombres. Un pase largo encontró una buena diagonal de Fernández, que le rompió el arco a Fernando Pellegrino. Independiente pudo liquidar el partido pero falló en muchos contraataques. El segundo grito llegó por obra del ingresado Rodrigo Gómez. A él le cometieron la infracción, él agarró la pelota y mostró su buena pegada para el 2-0. Gol importante para el ex Quilmes, que sumó pocos minutos en el presente torneo.

La buena actuación colectiva calmó la bronca por no pelear hasta el final. El hincha despidió al equipo con aplausos, y hasta Claudio Aquino -insultado por muchos en el último partido como local- se ganó algunas aprobaciones.

El triunfo dejó la sensación de que Mauricio Pellegrino debió arriesgar más en muchos partidos, pero también la reflexión de que la buena actuación llegó en un partido con poco en juego, y con muchos jugadores conscientes de que Gabriel Milito los estaría observando con atención para delimitar su plantel de cara al nuevo semestre.