No falta mucho

El Rojo jugó un nuevo amistoso de pretemporada; esta vez ante Gimnasia de La Plata

No falta mucho
Foto: Espn

Independiente jugó un nuevo partido preparatorio antes del arranque del torneo, la particularidad de este encuentro fue que se jugó en el Estadio Único de La Plata y con publico tanto del Lobo como del Rojo; además fue el primer partido que la mayoría de los hinchas pudo observar al equipo de Gaby Milito en acción.

Independiente colocó estos once titulares: Campaña; Martínez, Pellerano, Figal, Tagliafico; Ortiz, Rodríguez Berrini, Benítez; Fernández, Denis y Rigoni. 

Milito dispuso un claro 4-3-3 con el Torito Rodríguez como cinco de contención, a su costado derecho jugó Ortiz y a su izquierda Martin Benitez. Mientras que arriba jugó Denis como centrodelantero y Fernández y Rigoni como extremos. 

Lo primero que pudimos observar claramente en el equipo de Gaby es como Martínez y Tagliafico se suman al ataque en todas las jugadas. Cada vez que Independiente tuvo la pelota ambo laterales se ubicaban a la altura de Diego Rodríguez, casi como mediocampistas, ahí recibían la pelota. Es más, Martínez y Tagliafico a veces estaban tan abocados al ataque que cuando el Rojo perdía la pelota quedaba un espacio muy grandes a sus espaldas, un espacio que varias veces fue aprovechado por Gimnasia y es uno de los factores que el equipo más debe mejorar.

En cuanto a los centrales, Figal y Pellerano se encontraron jugando mano a mano contra los delanteros rivales más de una vez y también fueron los encargados de rechazar todos los centros que venían desde los costados. De hecho el único centro que no pudieron despejar terminó en gol de Gimnasia. Hubo algo que también llamó la atención en la actuación de los defensores centrales del Rojo y fue la decisión que tomaban a la hora  de salir jugando, no sólo tocando corto con Campaña, los laterales o el Torito, sino que muchas veces avanzaban ellos mismos con la pelota hasta mitad de cancha, obviamente que algunas veces salía mejores que otras, pero al parecer la intención es no saltear líneas con un pelotazo a no ser que no quede otra opción; esto se vio más frecuentemente en Figal que en Pellerano.

En cuanto al mediocampo, se vio que en la mayoría de las jugadas donde Independiente decidía salir jugando el primer pase era casi siempre el Torito Rodríguez. Él se encargaba de distribuir la pelota, de guiar por dónde iba a ir el ataque y de cubrir los huecos que dejaban Tagliafico y Martínez cuando se iban al ataque. Se vieron algunos problemas de coordinación entre el 5 y los centrales ya que n algunas ocasiones Gimnasia le ganó las espaldas al uruguayo. Benítez y Ortiz se abrían y se cerraban de acuerdo a cómo iba el ataque, varias veces pudimos ver a Ortiz o Benítez ocupando la posición de enganche como para dirigir la jugada y otras tantas los vimos bien abiertos por las líneas juntándose con los laterales y los extremos.

Pero si hay algo que con mucha claridad, pudimos observar en el medio es la constante presión que ejercían en la salida del Lobo. Había muy poca distancia entre los delanteros del Rojo y los mediocampistas a la hora de presionar para recuperar la pelota, Ortiz y Rodríguez lo hicieron a la perfección obligando al error rival (el gol de Independiente llega mediante la presión del Marciano a un jugador de Gimnasia), mientras que Benítez cometió demasiadas faltas en el afán de reconquistar la pelota.

Arriba, al igual que en el medio, se observó mucha presión alta. Fernández y Rigoni fueron rotando posiciones, pero siempre apuraron a los laterales para que no tengan una salida limpia, en tanto que Denis (se lo notó mucho más rápido) se encargó de los centrales y el arquero. A la hora de atacar quedaba muy claro como Denis era el único centrodelantero, se ponía entre los centrales y a veces bajaba a pivotear; mientras que Fernández y Rigoni se ubicaban por las bandas, a veces tratando de desbordar para abastecer al Tanque con un centro o un pase atrás, y a veces cerrándose para intentar combinar con Benítez u Ortiz.

Por último es el turno de los suplentes: Vitale, Toledo, Méndez, Sánchez Miño, Barco, y Albertengo.

Los juveniles Barco y Vitale fueron los primeros en ingresar a los 10 minutos del complemento. El chico de 17 años mostró su gambeta y su rapidez a la hora de encarar y Milito decidió ubicarlo en principio como interior izquierdo y luego pasó a jugar como extremo; interesante debut. Vitale ingresó por Rodríguez y debió cumplir las mismas funciones, no cambió tanto la estructura del equipo sólo que a Julián le cuesta más ir a presionar arriba.

A los 22 minutos del segundo tiempo fue el turno de Sánchez Miño, Méndez y Toledo que ingresaron por Martínez, Benítez y Ortiz. Miño se ubicó como extremo por la izquierda y no entró mucho en juego, al igual que Toledo que entró por Martínez y no influyó demasiado. Méndez, en cambio, fue quien más entró en contacto con la pelota y se lo notó muy fino en los pases.

El último en ingresar fue Albertengo a quien se lo pudo ver jugar luego de su grave lesión en la rodilla. A pesar de haber tenido una chance de gol, se lo notó algo lento y falto de ritmo. Es cuestión de que vaya tomado ritmo partidos, nada más.

En fin, un muy buen primer tiempo de Independiente mostrando claramente las intenciones que tiene Gaby Milito para este equipo, luego en el complemento Gimnasia mejoró, tuvo unos buenos 15 o 20 minutos y fue ahí donde logró el empate. El final del partido fue otra vez de Independiente quien recuperó el control de la pelota y pudo meter algunos pases filtrados para los delanteros. Hay que arreglar algunas cosas, obvio, pero fue una muy interesante presentación del Independiente de Gabriel Milito.