Quebró la fortaleza

Independiente venció 2-0 a Lanús, en el Néstor Díaz Pérez, y sacó una buena ventaja en la ida de los 16avos de final de la Copa Sudamericana, de cara a la vuelta, en el Libertadores de América. Pese a un flojo primer tiempo, el Rojo mejoró en el complemento y se llevó un triunfazo de visitante, con goles de Leandro Fernández y Emiliano Rigoni. La vuelta, el 14 de septiembre en Avellaneda.

Quebró la fortaleza
Leandro Fernández, autor del primer gol; detrás Cebolla y Rigoni, generadores de la jugada. / Foto: Olé.
Lanús
0 2
Independiente
Lanús: Fernando Monetti; José Luis Gómez, Marcelo Herrera (Silva, min.72), Diego Braghieri, Maximiliano Velázquez; Román Martínez (Zurbriggen, min.80), Iván Marcone, Miguel Almirón; Ciro Rius (m Moreno, min.63), José Sand, Lautaro Acosta.
Independiente: Martín Campaña; Gustavo Toledo, Nicolás Figal,Víctor Cuesta, Nicolás Tagliafico; Jorge Ortíz (Méndez, min.85), Diego Rodríguez Berrini, Cristian Rodríguez (Barco, min.79); Leandro Fernández (Benítez, min.85), Diego Vera, Emiliano Rigoni.
MARCADOR: 0-1, min. 54, Fernández. 0-2, min. 88, Rigoni.
ÁRBITRO: Wilmar Roldán (COL). Amonestados: L. Fernández (min. 36), R. Martínez (min. 54), D.Braghieri (min. 60), J. Ortíz (min. 62), I. Marcone (min. 76).

Aunque no se lo daba como favorito en la serie, Independiente sorprendió a Lanús como visitante y lo venció 2-0, con goles de Leandro Fernández y Emiliano Rigoni, aprovechando en ambas ocasiones, errores del rival, para quedarse con la ida de los 16avos de final de la Copa Sudamericana, torneo en el que ambos equipos han sido campeones.

En el primer tiempo se vio la mejor cara del equipo local, siendo el dueño de la pelota y manejando el partido, pese a que no tuvo muchas ocasiones de gol, pero si tuvo la más clara. En los pies de Ciro Rius, a los 32 minutos, el Granate dispuso de una chance inmejorable, que el ex Defensa y Justicia desperdició de manera increíble, errándole al arco.

Poco más pasó en el primer tiempo, que fue muy táctico y trabado en el mediocampo, aunque el local fue mejor en ese tramo del encuentro. Desde los pies de Miguel Almirón y Román Martínez, el último campeón del fútbol argentino doblegó por momentos a la defensa de Independiente, pero falló en el último pase para disponer de ocasiones claras de gol.

El segundo tiempo comenzó diferente. Independiente mejoró en la presión, y sobre todo con la pelota, e intentó ser protagonista. Es cierto que es difícil sacarle la posesión a Lanús, pero el equipo dirigido por Gabriel Milito intentó salir rápido cuando tenía la pelota. A los 53’ vino la segunda ocasión de gol para el local, cuando Marcelo Herrera disparó desde muy lejos un remate muy bien dirigido y potente que casi complica a Martín Campaña, que la envió al córner.

La respuesta del Rojo vino prácticamente de forma inmediata, cuando con una buena sucesión de pases Cristian Rodríguez encontró a Emiliano Rigoni por izquierda que, a la carrera, tiró un buen centro, con el que Fernando Monetti se complicó y terminó sirviéndole el gol a Leandro Fernández, que fue muy oportunista, y a los 54 minutos le daba la ventaja a la visita. Con este gol, Independiente mejoró aún más y hasta por momentos dominó la pelota. Sin jugar un gran fútbol, los de Milito controlaban el partido, hasta sin tener la posesión, porque Lanús no encontró los caminos.

A medida que pasaban los minutos, el Granate se desarmó atrás, intentando buscar un posible empate. Un cabezazo de Acosta, por arriba del travesaño, fue el único intento que tuvo el equipo de Jorge Almirón, mientras que de contra sufría cada vez que avanzaba el Rojo. Finalmente, a los 88 minutos, una pelota larga para Rigoni, forzó el error de Silva y, definió por arriba de Monetti, sentenciando el 2-0. Y, para colmo, en la última jugada del partido, en una escapada del pibe Ezequiel Barco, que entró a los 70’ pero no tuvo mucha participación, hablitó a Diego Vera, que eludió a Monetti pero se quedó sin ángulo y no pudo liquidar la serie.

“No está liquidada la serie”, dijo Milito al finalizar el encuentro; es así, Lanús es el último campeón del torneo local y es un equipo armado, que puede levantar este resultado, aunque es cierto que Independiente sacó un resultado muy importante en la ida y define de local. Parece que no se le puede escapar al Rojo, que de pasar será uno de los candidatos, aunque en la vuelta, el miércoles 14 de septiembre a las 19:15, en el Libertadores de América se definirá todo.