Confianza ilimitada

Independiente no pudo ganar pero jugó un buen partido en su visita a Rosario Central. Hubo buenos rendimientos, pero la gran figura fue Nicolás Figal.

Confianza ilimitada
FOTO: El Gráfico.

Sólo horas después de asumir a la conducción técnica de Independiente, Gabriel Milito hizo dos pedidos a la dirigencia: el primero, que se retenga a Víctor Cuesta. El segundo, que se negociara con Olimpo de Bahía Blanca para interrumpir la cesión de Nicolás Figal. Era todo un indicio de lo que pretendía "El Mariscal" para su equipo: salida limpia desde el fondo.

Pero Figal corría desde atrás ante Hernán Pellerano en el puesto de primer marcador central. No obstante, fue titular en el primer partido de la Era Milito por la estadía de Cuesta en los Juegos Olímpicos. El joven de 22 años se ha ganado un lugar en el once titular, y explica aquel pedido del entrenador a los dirigentes.

Ante Rosario Central, Figal debió jugar como lateral derecho, una posición que no es la habitual pero la conoce: jugó allí en el desempate por el ascenso ante Huracán, y también lo hizo en algunas ocasiones con Jorge Almirón, aunque sin buenos resultados. Esta vez, el defensor cumplió con creces: clausuró su banda ante un gran oponente como lo era José Luis Fernández, y en más de una ocasión incursionó en el ataque con su velocidad y potencia física.

El momento de Figal se explica desde sus buenas condiciones técnicas, pero también en la confianza que tiene en sí mismo y la que el entrenador deposita en él. El defensor arriesga en más de una ocasión, y por lo general sale victorioso. No tiene complejos a la hora de avanzar muchos metros con problema dominada, lo que muchas veces resulta un buen recurso para la tenencia de pelota del equipo. Antes que dar un pase previsible o en desventaja para su propio compañero, Figal prefiere jugar la personal y sorprende al rival.

Claro que al ser una nueva posición aún tiene cosas por mejorar. Por ejemplo, sus apariciones en ataque pueden darse con mayor sorpresa, y en la resolución deberá incorporar con más frecuencia el centro al área en busca de quienes lleguen a posición de gol, pero el momento que atraviesa Figal, sin duda alguna debe dar tranquiliad y optimismo a Gabriel Milito, quien confió en él desde un primer momento.