Con la mira torcida

El Rojo sigue complicándose cada vez que juega de local y ahora cayó 1-2 contra San Lorenzo.

Independiente
1 2
San Lorenzo
Con la mira torcida
Foto: Independiente web
Independiente: Martín Campaña; Gustavo Toledo, Hernán Pellerano, Nicolás Figal, Nicolás Tagliafico; Jorge Ortiz (Cristian Rodríguez, min. 73), Diego Rodríguez, Emiliano Rigoni (Juan Sánchez Miño, min. 61), Ezequiel Barco, Martin Benítez; Diego Vera (Germán Denis, min. 61). DT: Gabriel Milito.
San Lorenzo: Nicolás Navarro; Mathías Corujo, Paulo Díaz, Marcos Senesi, Emmanuel Mas; Juan Mercier, Ezequiel Ávila (Rodrigo De Ciancio, min. 81), Fernando Belluschi, Bautista Merlini (Nicolás Zalazar, min. 74), Lautaro Montoya; Gonzalo Bergessio (Tomás Conechny, min. 41). DT: Diego Aguirre.
MARCADOR: 0-1, min. 0, Gonzalo Bergessio. 0-2, min. 76, Fernando Belluschi. 1-2, min. 89, Germán Denis.
ÁRBITRO: Jorge Baliño (ARG). Jorge Ortiz (min. 2), Hernán Pellerano (min. 23), Diego Rodríguez (min. 55); Bautista Merlini (min. 19).

Pitó el árbitro, Bergessio se la dio a Díaz que la reventó; devolvió Tagliafico de cabeza. Recibió Mercier y 8 pases más tarde ganaba San Lorenzo 1-0. A los 32 segundos de empezado el partido Independiente ya estaba perdiendo y debía dar vuelta un encuentro en su casa y con la gente ansiosa y disgustada, de lo contrario quedaría muy lejos de la punta del torneo. 

Con ese panorama ya estipulado Independiente trató de no desesperarse y de que no se lo coma la presión de la cancha. El partido que jugó el Rojo fue muy similar al de sus últimas dos presentaciones contra Central y Gimnasia: el planteo, como siempre desde que está Milito, fue posicionarse en el campo rival, presionar a los centrales para recuperar alto la pelota y tratar de mover al rival hasta encontrar el espacio para acertar el pase en profundidad. No obstante, el Independiente del domingo fue algo más directo, buscó más las pelotas largas y los centros tanto de Rigoni, Tagliafico o Benítez llegaban desde muy lejos. Barco era el más desequilibrante, el que se hacia cargo de los ataques y trataba de apilar gente para encontrar un espacio, pero fue  Benítez Rigoni en la creación. Hay una jugada en el primer tiempo en la que Barco junta a tres o cuatro jugadores de San Lorenzo y después la abre para Toledo que entraba solo por la derecha y el 4 quiere meter un centro y la tira a la tribuna. Difícil así.

En el primer tiempo, a pesar de la ansiedad por buscar el empate, Independiente pudo generar un par de buenas jugada y llegó tres o cuatro veces al arco defendido por Navarro, pero el plantel siguió enemistado con el gol. Ni Vera, ni Tagliafico, ni Ortiz, ni Barco pudieron cortar la mala racha en esos primeros 45 minutos. San Lorenzo después del gol se plantó bien en el fondo y esperó a un error de Independiente para ampliar la ventaja, pero las pocas contras que tuvo las desperdició. 

Ya en el complemento el partido no varió mucho de lo que venía siendo, Independiente atacando con prácticamente sus 10 jugadores de campo y San Lorenzo defendiendo con la misma cantidad. Hasta que a los 14 minutos un error de Rigoni y luego un penal infantil de Ortiz le dieron el penal al Cuervo. Un penal que Campaña tapó brillantemente y que pudo significar la resurrección del equipo en el partido, pero no, tampoco. Luego del penal Milito mandó a la cancha a Sánchez Miño (quien entró muy bien) y a Denis, pero uno de los que salió fue Diego Vera. Fue algo extraño; más que nada porque Independiente estaba ganando de cabeza en el área rival casi todo el partido, cada centro y cada pelota parada era cabeceada por un hombre de rojo. Haber tenido a Vera y Denis, ambos metidos dentro del área, hubiese sido un problema gigante para el visitante. De todas formas Denis en soledad complicó más a lo defensores que Vera.

Independiente no pudo aprovechar el empujón anímico que le dio el penal atajado por Campaña y a la media hora del segundo tiempo se encontró 2-0 abajo en el marcador. Recién en el final del partido se pudo sacar la mufa con el gol luego de un buen centro de Sánchez Miño y un gran cabezazo de Denis, pero se la pasó errando goles todo el partido, como contra Gimnasia y Central. Quizás el rendimiento general no fue tan bueno porque Figal, Toledo, Benítez y Rigoni fueron puntos muy bajos, pero Independiente tampoco jugó mal, y mucho menos mereció perder. Pero de merecimientos no se puede vivir, y ahora deberá ir a buscar un triunfo a la cancha de Racing para enderezar el rumbo.