Pudo ser para cualquiera

Independiente no jugó bien en su visita a Belgrano de Córdoba. Empató 0-0, pero lo pudo ganar, y también perder.

Pudo ser para cualquiera
Foto: AmplitudCAI.

La rotación no implica tomarse más o menos en serio un partido. Ariel Holan puso en cancha un once competitivo, con muchos de los habituales titulares. No obstante, el equipo se mostró inconexo y durante el primer tiempo abusó de los envíos largos. Primero la falta de precisión en Nery Domínguez y más adelante las malas decisiones de los cuatro atacantes, atentaron contra la idea de ser los protagonistas desde la posesión.

Aún así, cabe destacar que Belgrano por momentos jugó bien, con mucha presión y calidad en algunos sectores para ganar duelos individuales. Por ejemplo, el sector defendido por Jonas Gutiérrez fue un punto flaco del Rojo. Sin jugar bien, Independiente tuvo las más claras e increíbles: Leandro Fernández falló un gol insólito y Rodrigo Moreira, otro.

En el complemento la cosa cambió. Maximiliano Meza ingresó por Domingo Blanco y volvió a repetir su buen nivel. El ex Gimnasia está acertado, lúcido en sus intervenciones. Tener una referencia con más presencia también ayudó a la tarea de Domínguez -aunque el ex Central no completó un buen partido- y el resto de los atacantes.

Hubo muchos espacios durante todo el segundo tiempo, pero Independiente se repitió en exceso de aceleración y poca pausa. No se hizo caso al reiterado pedido de Holan: "piensen, piensen". Se pudo perder y sobre el final Lucas Albertengo también se perdió el gol de forma increíble. La gran noticia fue el rendimiento de Fernando Amorebieta, firme en la marca, sobrio por arriba y por abajo; salvador en algunos remates en la frontal del área.