Con la cabeza en otro lado

En la última fecha del campeonato, el finalista Lanús cayó ante Huracán como local. El Grana cuido a los titulares para el partido del domingo ante San Lorenzo.

Con la cabeza en otro lado
Wanchope festeja el segundo, lo sufre Castellani y Sand. Foto: Scoopnest

“En la cancha de River vamos a ganar y la vuelta vamos a dar” se escuchaba cantar a los hinchas de Lanús antes de que comience el partido frente a Huracán, claramente ese es el objetivo final para los simpatizantes Granates. Pero no sólo para ellos, sino también para el cuerpo técnico que decidió armar un once poco habitual frente al Globo y perdió el invicto de local.

El Lanús que se pudo observar ante el conjunto dirigido por Eduardo Domínguez, no es el que tiene acostumbrado. Si bien la idea de salir jugando siempre se mantiene, el Grana fue inferior (por primera vez en el torneo) al rival. En cambio, Huracán supo aprovechar esas ventajas que dejaba Lanús y despidió el campeonato con un triunfo.

En la primera mitad, el equipo dirigido por Jorge Almirón pudo ponerse en ventaja con alguna llegada de José Sand que no terminaron en situación clara de gol. Lanús no encontraba el juego que lo caracteriza y lo llevo a clasificarse a la final del campeonato. Encima, Mauro Bogado abrió el marcador para el Globo con un disparo de media distancia que se metió en el ángulo de Matías Ibañez. A partir de ahí el Granate intento con más actitud y empuje que con juego.

Algunas pinceladas de Gonzalo Castellani y las recuperaciones de Agustín Pelletieri fue lo más destacada de la primera parte. El Grana pudo empatarlo en los pies de Pablo Mouche pero la pelota se fue desvía. Minutos más tarde, Ibáñez tuvo un error al entregarle la pelota a Ramón Wanchope Abila quien no perdonó y puso el dos a cero con que terminaba el primer tiempo.

En el complemento Lanús se pudo amoldar un poco más al terreno de juego y al rival, pero no le alcanzo para empatarlo. Si bien se encontró con el descuento rápidamente tras un centro de Junior Benítez que Martín Nervo convirtió en su propio arco, Wanchope Abila iba a terminar con la ilusión Granate al poner el 3-1 final que pudo ser más amplía pero Ibañez le tapo un mano a mano a Rodrigo Espinoza.

A pesar de la derrota, Lanús llega al partido final frente a San Lorenzo de la mejor manera, sin  jugadores suspendidos y pensando que puede lograr la cuarta estrella en el Monumental el domingo 29 de mayo.