Brilló por Primera vez

Patronato debutó en la categoría elite de nuestro fútbol y el producto fue más que positivo. Partidazo en el Grella que concluyó en una igualdad en 2 ante el Ciclón.

Brilló por Primera vez
Grito y abrazo de gol para el Rojinegro. (Foto: Mundo Patronato).

En la tarde del sábado 6 de febrero, ya nada importaba y todo encajaba. Por fin llegó el día en que Patronato de la Juventud Católica hiciera su histórico debut en la Primera División, y el rival era acorde a la ocasión: un San Lorenzo de Almagro que comenzaba su temporada estrenando nuevo técnico, Pablo Guedes.

Se hicieron las 19 y pitazo de Patricio Loustau para que comience la emoción. En los primeros minutos, se vieron ambos equipos activos pero había uno que destacaba más entusiasmo y era nada más ni nada menos que el dueño de casa. A eso de los 40 segundos, Garrido avisaba a Torrico con una volea que se fue cerquita del palo. En el inicio, mucho juego en el medio y muchos intentos de contraataque, sin embargo el que comenzaba a manejar mejor el balón era el mismísimo Ciclón.

Llegando a los 10 minutos, una jugada rojinegra por derecha terminó en córner y, tras el centro de Carrasco, apareció Fernando Telechea para anticipar al defensor azulgrana y tirar un bombazo de media distancia que sería gol. 11 minutos de la parte primogénita y arriba el Patrón paranaense por la mínima.

La anotación del Santo hizo que el partido se volviera más emocionante, con la lucha de ambos equipos por lograr el grito sagrado. A los 15', Kalinski aparece por izquierda y avisa definiendo de zurda fuerte y alto. A los 17', Carrasco retruca recibiendo en el borde del área, enganchando y tirando de media vuelta un disparo apenas arriba. La preocupación de Guedes en estos momentos era su defensa, que estaba siendo bien anticipada por el combinado de Forestello, quienes además jugaban bien y aguantaban el duelo ante un grande.

Minutos más tarde, Romagnoli casi la mete, llegando por izquierda. Sin embargo, no sería la única del 10. A los 45', después de una carambola del árbitro -dando ley de ventaja, y volviendo más tarde cobrando falta y tiro libre-, el Pipi, con elegancia, se encarga de la pelota parada y la clava al ángulo: palo y a la bolsa. Igualados en uno y al descanso.

Ya en el complemento, el trámite fue rápido y después de una muy buena jugada colectiva de Patronato, a los 2 minutos y medio aparece Fernando de la Fuente por derecha marcando el gol que le daba la victoria al Negro. Sin embargo, San Lorenzo se anima y sin prisa, y con el correr de los minutos va inclinando la cancha, siendo más preciso y jugando en terreno todo rojinegro, quienes retrocedieron un par de líneas.

A los 18' de la parte final, Cerutti -que estuvo intratable- se iba solo en el área y Geminiani, tarde, lo bajó. Penal clarito que a los 20' Ortigoza cambió por gol. El 2 a 2 hizo que el partido esté para el que se anime, y ambos equipos se animaron. Furios pudo anotar de cabeza, después Blanco lo perdió para la visita. Bértoli le ahogó el grito a Cauteruccio tres veces. También Comas estuvo cerca, entrando por el segundo palo y cabeceando apenas desviado. Y en la última, Geminiani encontró bien parado a Torrico. 

Sin embargo, ni la jerarquía de San Lorenzo ni la humildad y entusiasmo de Patronato hicieron cambiar el resultado. Reparto de puntos en el Grella, con un saldo positivo para los locales, quienes plasmaron una idea de juego a pesar de los errores comunes de primer partido de campeonato. Honroso debut del Negro, para enorgullecer a todo Paraná y todo Entre Ríos.