Baldazo de agua fría

Patronato cayó frente a Godoy Cruz en Mendoza por 3 a 1 y fue un duro golpe para el equipo de Forestello, que venía de una muy buena victoria frente a Belgrano en el Grella.

Baldazo de agua fría
(Foto: El Diario).
Godoy Cruz
3 1
Patronato

Patronato de la Juventud Católica venía muy bien encaminado luego de una gran victoria frente a Belgrano por 2 a 1, en el Estadio Presbítero Bartolomé Grella, y partió para Mendoza con la ilusión de volver a obtener los tres puntos para así, de a poco quedarse más tranquilo y no mirar la tabla del descenso. Pero en la Capital del vino, al Rojinegro se le hizo cuesta arriba a pesar de haber demostrado carácter.

El Negro cayó 3 a 1 frente al "Tomba" Godoy Cruz y fue una dura herida para el combinado paranaense, que necesita seguir sumando puntos de a puñado. Por ahora, Patronato se encuentra antepenúltimo en la tabla de promedios, y se viene una dura seguidilla de partidos.

La historia arrancó a favor del visitante, que avisaba y ponía en acción al arquero Rey en los primeros minutos de juego. Sin embargo, a los 19 el Rojinegro sorprendió y se puso arriba con gol de Abel Masurero, quien fue asistido por Fernando Telechea y dejó sin reacción al portero del Tomba.

Tres minutos más tarde, Fernando Godoy fue expulsado y el local se quedaba con 10, situación que el visitante no dudó en aprovechar. Sin embargo, la poca diferencia que había en el césped se fue emparejando y finalizando el primer tiempo, a los 33 minutos, una pelota cabeceada por Zuqui quedó boyando en el área tras la intervensión de Bértoli y el travesaño, y ahí nomás Santiago García aprovechó para poner el empate e irse al descanso igualados en 1, a pesar de los intentos fallidos de ponerse en ventaja de ambos equipos.

Ya en el complemento, enseguida nomás Marcos Minetti le hace falta en el área a Zuqui, tomándolo de la camiseta. Amarilla para el jugador y penal para el local, que Jaime Ayoví cambió por gol.

Las malas noticias siguieron para Minetti, que tan sólo cuatro minutos más tarde fue nuevamente amonestado, y por ende, expulsado por acumulación de amarillas. Ambos equipos con 10 jugadores y la cosa se ponía más difícil para el Santo, ahora un tanto abajo. 

A los 20 la historia se cerró: nuevamente Ayoví infló la red rojinegra para liquidar la historia, tras un muy buen contraataque comandado por Carabajal y con Bértoli ya vencido. Fue derrota, muy dura derrota de Patronato, que no supo aprovechar las ideas y situaciones estando en ventaja, y sufriendo los errores en el complemento.

Ahora, se viene una fuerte prueba de actitud para el Rojinegro: el domingo, en el Grella, cuando visite al puntero de la Zona 1 Rosario Central.