Combo de figuras

Tanto el delantero como el arquero brillaron en la actuación frente a Boca en la que Racing se impuso 1 a 0 con gol del colombiano en la quinta fecha del Torneo de Primera División.

Combo de figuras
Ibáñez y Martínez, los destacados

Sin una marcada superioridad del equipo local, Racing derrotó 1 a 0 a Boca en el Cilindro y sumó cinco puntos en cinco fechas. Sin mucho juego pero con la contundencia necesaria como para festejar, la Academia supo transitar los momentos adversos y obtuvo su primer triunfo en el campeonato.

El destaque en el equipo de Avellaneda lo protagonizaron el delantero Roger Martínez y el arquero Nelson Ibánez, quien reemplazaba a Sebastián Saja. Ambos, fueron piezas esenciales en el funcionamiento y accionar del equipo albiceleste durante los 90 minutos del encuentro.

La diferencia la impuso a los 9 minutos Roger Martínez, quien con el oportunismo que caracteriza a los goleadores, convirtió un golazo de taco. La jugada comenzó con un centro de Iván Pillud desde la derecha que le cayó a Leandro Grimi, quien volvió a meter la pelota al medio del área con un remate de zurda. Allí, el delantero colombiano, con mucha categoría, tiró un taco que venció a Agustín Orion.

"Necesitábamos esta victoria para el torneo, Sí, hubiera sido muy difícil si no sumábamos de a tres. Gracias a Dios se dio la victoria que era lo que esperábamos", continuó el ex Aldosivi tras confirmar que Sava no se equivocó en darle esta nueva oportunidad: "Quería vivir este momento con esta institución que tanto quiero. Ojalá sigamos por este camino".

Es el tercer gol de Martínez con la camiseta de Racing. El primero fue el 18 de mayo de 2014 en la derrota 2-1 ante Godoy Cruz por la última fecha del Torneo Final. Mientras que el otro tanto lo convirtió el miércoles pasado en el triunfo por 4-1 ante Bolívar por la Copa Libertadores.

Por su parte, el arquero de la Academia fue una muralla imposible de derribar. Con categoría y llevando a cuestas las presiones de ser el reemplazo de Saja, el juvenil se impuso y demostró su categoría al rechazar todo lo que se aproximaba a las cuerdas que defendía. El mano a mano clarísimo de Carlos Tevez, algunos remates de media distancia y al menos una decena de centros que cayeron al punto del penal, convirtieron a Ibáñez en figura, no porque Boca lo haya bombardeado sino por la seguridad que le dio a Racing bajo los tres palos.

El jueves, por la fase de grupos de la Copa Libertadores y en una Bombonera a puertas cerradas, Racing y Boca volverán a verse las caras. En otro contexto pero con la misma rivalidad de siempre.