Visita particular

Esta mañana, luego del 6 a 3 a favor frente a Atlético Rafaela, la Academia volvió a las prácticas y lo hizo bajo la presencia de Bruno Zuculini, su ex compañero.

Visita particular
Foto: Prensa Racing

Esta mañana todo el plantel académico se entrenó durante dos horas en la cancha auxiliar del estadio de Avellaneda, luego de la jornada de descanso de este martes al regresar de la provincia de Santa Fe luego del triunfo 6 a 3 frente a Atlético Rafaela. Sin actividad futbolística este fin de semana, los dirigidos por Facundo Sava tendrán poco más de una semana para ponerse a punto respecto al próximo encuentro por el campeonato local.

Los jugadores que triunfaron el lunes por la noche hicieron labores regenerativas, mientras que el resto llevó a cabo un circuito de fuerza intermitente dividido en doce estaciones. Luego el plantel se trasladó a la cancha auxiliar, en donde los titulares en la última goleada académica integraron varios bloques de fútbol -  tenis en dos canchas simultáneas, tras el trabajo inicial realizado en el gimnasio. Por su parte los restantes jugadores, ya bajo la dirección de Sava, hicieron una labor físico - técnica basada en combinaciones ofensivas en mitad de campo, con figuras fijas y el arquero como oposición final. Más tarde, también hubo algunos bloques de fútbol reducido con arcos grandes y definición.

Bruno Zuculini, ex jugador del club y actualmente en el AEK Atenas de Grecia, que se encuentra en el país realizando la recuperación debido a una operación en su pie izquierdo, pasó a saludar al plantel y además observó todo el entrenamiento. 

Por otra parte, Luciano Lollo comenzó la semana con magnetoterapia en su pie para agilizar su recuperación luego de la reciente operación. Además, trabajó luego en el gimnasio con ejercicios orientados al fortalecimiento de la zona media y del tren superior. Por su parte Milito, Aued y Cerro realizaron sesiones de presoterpia luego del inicio con las tareas físicas.

Este jueves el plantel de la Academia volverá a entrenarse en horario matutino en Avellaneda, a puertas cerradas y sin posterior atención a los medios de prensa.