Empate con sabor aGrimi

En el Cilindro, Racing empató sin goles con el Atlético Mineiro de Pratto y Robinho. Pese que le mal anularon un gol al local y el arquero Víctor fue figura, la igualdad dejó un partido poco atractivo y con final abierto en Brasil.

Empate con sabor aGrimi
Noir fue uno de los que más buscó en el local | Foto. InfoBAe
Racing
0 0
Atlético Mineiro
Racing: Saja; Pillud, Vittor, Sánchez, Grimi; Videla, Aued, Acuña, Noir; Romero; López.
Atlético Mineiro: Victor; Rocha, Silva, Erazo, Douglas Santos; Donizete, Carioca, Junior; Dátolo, Pratto, Robinho.

El Cilindro de Avellaneda explotaba. Con un enorme recibimiento, Racing Club salió a la cancha con un equipo sin su gran figura, Diego Milito, pero con todas las figuras como para quedarse con una victoria que lo deje tranquilo de cara al viaje a Brasil.

En frente estaba el Atlético Mineiro, equipo en el que militan los argentinos Lucas Pratto y Jesús Dátolo, así como el ex Banfield Juan Cazares y el histórico Robinho. 

Ya a los dos minutos, Racing comenzaba a amenazar al arco brasileño. Un tiro libre de Óscar Romero (de buenas apariciones pero muy esporádicas) terminó en la cabeza de Nicolás Sánchez, que entregó la pelota a las manos del arquero rival.

El local buscaba mucho por la vía aérea, con subidas por las bandas de Ricardo Noir y Marcos Acuña, buscando la definición del único punta, Lisandro López. Por su parte, los brasileños tenían en Dátolo y Robinho a sus dos armadores principales, asistiendo una y otra vez a un Pratto poco preciso. López, Romero, Noir y Aued probaron al portero Víctor, que respondió siempre con mucha seguridad.

A los 20 minutos, Leandro Grimi tuvo la más clara. Salida de un tiro libre a favor y Noir vuelve a meter la pelota en el área, para que el defensor puntee y marque, pero el asistente levantó la bandera y, por offside, el gol quedó anulado. En la repetición quedó claro que el jugador de la Academia estaba habilitado.

Más allá de esta chance, las mayores emociones llegaron en el segundo tiempo. Y es que, a pesar de un tiro al palo de Licha López, el Mineiro fue creciendo y arrinconó a Racing. Dos mano a mano tuvo que enfrentar Sebastián Saja, saliendo victorioso de uno y viendo como Robinho enviaba sobre su cabeza la pelota en otro, pero aliviándose al ver que se iba contra el palo.

Sólo al final del partido, ya en la última jugada, Racing pudo volver a inquietar con un cabezazo de Sergio Vittor que atrapó el arquero. Así, con pocas ocasiones, no se pudo gritar en Avellaneda y habrá que esperar al próximo miércoles, cuando, en Brasil, se vuelvan a ver las caras dos equipos sin muchas ideas.