Diego Milito: "En algún momento me encantaría ser técnico de Racing''

"El Príncipe" presentó sus botines en el Abasto, dialogó con la prensa y se refirió a sus últimos días como jugador profesional y a su futuro.

Diego Milito: "En algún momento me encantaría ser técnico de Racing''
Diego Milito en la presentación de sus botines en el Abasto | Fuente: Infobae

Perfil bajo dentro y fuera de la cancha, la humildad como valor principal, a pocos días de vivir un suceso revolucionario y doloroso en su carrera, su retiro del fútbol profesional, Diego Milito, un hombre con muchos logros deportivos y abundancia de principios, sigue dedicándole tiempo a la gente.

Esta vez, el ídolo de Racing se hizo presente en el Abasto para dar a conocer los botines que fabricó Adidas en su honor. En la tarde de miércoles, alrededor de las 15, se revolucionó el lugar al colmarse de hinchas, simpatizantes, periodistas y espectadores del evento, organizado por la marca deportiva alemana. Como es de costumbre, atendió a la prensa y hasta brindó una conferencia de prensa en el local.

El aún Capitán Académico recorre, vive, disfruta y sufre al mismo tiempo sus últimas semanas de pantalones cortos. "Estoy tranquilo dejando que todo fluya de manera natural. Lo estoy disfrutando sabiendo que es una semana muy especial. Agradezco el cariño de la gente y mis compañeros. Es difícil de explicar lo que uno siente” aseguró el ex Inter de Milán.

“No voy a cansarme de repetir que la gente de Racing me dio mucho más de lo que yo les di a ellos dentro de la cancha. Voy a extrañar el día a día y a mis compañeros", recalcó emocionado “El Príncipe” al referirse constantemente al amor incondicional de su gente.

El hombre nacido en Bernal, Provincia de Buenos Aires, es querido e idolatrado en todos los clubes donde dejó su huella, como el Zaragoza, el Genoa, el Inter y el mismo club de Avellaneda. “Tuve la suerte de tener el respeto de la gente y los clubes donde jugué, pero está claro que Racing es mi club y es difícil no emocionarse con todo el cariño que me brindan", aclaró.

Diego siente y respira Racing desde que corría alrededor de las canchas, en su momento de tierra, del Predio Tita Mattiusi, vivió momentos duros y muy felices en la institución. "Tuve momentos muy lindos, los ligados a este club son los más especiales porque desde los ocho años recorro los pasillos. Ser parte del equipo que fue campeón tras 35 años y volver después de 13 y hacerlo de nuevo son los momentos más especiales", recordó el ahora “Rey”.

La pasión del hincha de Racing, el sentimiento del hincha Académico, no es más ni menos que el que sienten los hinchas de otros clubes por su camiseta, es distinto, y el amor por los colores genera locuras, dentro de estas hay homenajes, como los que asiduamente realizan los Racinguistas hacia su especie de Dios. Anodadado, destacó:  “Hay ciertas cosas del sentimiento que me cuesta explicarlas con palabras como lo de los chicos que tuvieron la iniciativa de ponerle mi nombre a la cancha. Le di todo pero no creo ser merecedor de tanto".

Con la rodilla a maltraer,  con la panza llena y el corazón contento, comenzó a olfatear la hora del adiós a fines del año pasado, sin embargo algo lo hizo continuar en el verde césped con la celeste y blanca puesta. "Tenía todo muy claro cuando en diciembre lo anuncie. Había pensado en dejar la actividad en aquel momento, pero el cariño de la gente y tener la Copa por delante me hizo tomar la decisión de seguir", confesó el hombre que vivió 17 años de su vida junto al balón.

Figura en Genoa y Zaragoza, campeón de la UEFA Champions League con el Inter de Milán, campeón con Racing Club en 2001 y 2014, no es poca cosa, pero el no tener techo provoca reproches o realza las deudas personales, pero a pesar de una exitosa carrera, el goleador admitió: "Siempre uno tiene cosas que le hubiera gustado hacer, pero miro el vaso medio lleno y no puedo recriminarme nada porque tuve una carrera muy linda y cumplí los sueños que tenía desde chico. Hay cosas que uno no pudo alcanzar, como la última Copa Libertadores, que la queríamos todos. Pero las cosas quizás por algo no se dan". La Libertadores era el sueño de todos, hinchas, jugadores, dirigentes, y esa es la única espina que le quedó a Diego, aunque se lamentó por no haberla obtenido con el club de sus amores, destacó el lado positivo y alegó que: "Todos soñamos con retirarnos de esta manera, superó mis expectativas y mis sueños. Salieron mucho mejor las cosas de los que imaginé”.

Regresó al club que lo vio nacer en un momento malo, desde lo deportivo, pero en épocas de renovación y donde empezaban a soplar vientos de cambio desde el punto de vista dirigencial. Después de su rendimiento y todo lo que le brinda al club, Víctor Blanco le abrió las puertas para continuar en el club, al mismo tiempo recibió ofertas de otra instituciones. “Soy un agradecido al presidente, porque le hace bien al club. En este momento necesito estar con mi familia porque voy a ser papá por tercera vez. Me hicieron ofrecimientos pero hoy no tengo las energías para seguir. Ahora quiero descansar y prepararme para estar a la altura de lo que me pidan", reveló conmovido.

Junto a Sebastián Saja, fueron en el 2014 y hasta el día de hoy referentes del equipo, por esto opinó acerca de la continuidad de su amigo y compañero. “Mi deseo y el de todos es que Saja siga en el club, porque es un líder positivo dentro y fuera de la cancha. Se ganó el respeto en el vestuario y le dio mucho al club”, anheló Diego sobre otro de los ídolos que estuvo en las buenas y en las malas, “El Chino” Saja.

Su hermano, Gabriel, asumió la dirección técnica de Independiente, por supuesto que el mundo del fútbol quería saber la reacción del jugador de Racing y cómo sería en un futuro si alcanza a convertirse en el entrenador de la Academia. "Con mi hermano fuimos rivales toda la vida, pero es algo anecdótico que ya lo tenemos asumido. Más allá del color de la camiseta es mi hermano. Quizás en algún momento nos enfrentemos como entrenadores", deseó “El Príncipe”.

Con esta declaración, dejo hasta las ventanas abiertas a ponerse el buzo de entrenador del club del cual es hincha. “En algún momento me encantaría ser técnico de Racing. Pero falta muchísimo para que eso suceda. Ojalá se pueda dar. Aunque no es algo inmediato", sostuvo el capitán.

Diego Alberto Milito disputará, el próximo sábado, su último partido oficial en el Cilindro de Avellaneda. Con el alma en las manos y el corazón en un latir incesante, imaginó el ambiente que se vivirá en el encuentro frente a Temperley. “Estará repleto no sólo por ser mi último partido sino por reconocer a un grupo de jugadores que dejó todo", concluyó “El Rey” Milito.