Temas del momento: Otra vez
Connect with facebook

Milito, sin gol pero invicto ante Huracán

En Vavel repasamos el historial del Príncipe ante el único de los grandes al que no pudo batir: el Globo de Parque Patricios. Sin embargo, Diego Alberto nunca perdió ante los Quemeros.

Milito, sin gol pero invicto ante Huracán
Milito la cubre ante Lobos en el Clausura 2002. (Foto: Web)

Es extraño: el fútbol argentino se dio un triste lujo el último campeonato al despedir a uno de sus mejores intérpretes. Diego Alberto Milito le puso fin a su exitosísima carrera con el Transición 2016.

A lo largo de la misma, el eterno 22 le marcó goles al Barcelona, Real Madrid, Bayern Munich en una final de Champions, entre otras conquistas. Sin embargo, Milito nunca pudo convertirle a Huracán. El conjunto de Parque Patricios es el único grande de Argentina al que el ídolo racinguista no logró marcarle.

Oportunidades tuvo: 532 minutos divididos en siete encuentros. Por desgracia propia o grandes actuaciones de los arqueros rivales, pero lo cierto es que nunca le gritó un gol al Globo.

Más allá de esos números, hay una realidad innegable: con Milito en cancha, Racing no perdió ante Huracán. Cinco triunfos y dos empates.

De esta manera, se perdió de ostentar un récord que sólo pocos tienen: marcarle a los seis grandes del fútbol argentino (Boca, River, Independiente y San Lorenzo sí sufrieron sus conquistas).

Primer enfrentamiento

Milito debutó como profesional con Huracán en la B Nacional, por eso su primer enfrentamiento contra los de Parque Patricios llegó en el Apertura del 2000.

Aquella tarde, el Príncipe jugó todo el partido. El Globo lo ganaba 2 a 1, pero Gabriel Lobos en contra le dio el empate a Racing en el último minuto del partido.

Aquel campeonato contó con realidades distintas para los dos equipos: aunque era uno de los ascendidos, Huracán finalizó la competición en el séptimo puesto. Mientras que la Academia ocupó el último lugar, gracias a las 11 unidades que cosechó en 19 partidos.

Primera vez en el Ducó

El 21 de Abril del 2001, la Academia visitó al Globo por la decimocuarta fecha del Clausura de ese año. Ese día, fue la primera vez de Diego Alberto Milito en el Palacio Ducó.

A los 31 minutos de la primera etapa, Canobbio puso en ventaja al blanquiceleste. A los 24 del complemento Merlo decidió sacar al Príncipe y mandar a la cancha al Chanchi Estévez. El cambio no le resultó a Mostaza: tan sólo 7 minutos después, Derlis Soto marcó la igualdad final.

A la larga, tanto Racing como Huracán finalizaron en los primeros puestos. Los de Avellaneda ocuparon el quinto puesto junto a Chacarita, con el Globo un escalón por debajo.

Campaña de campeón

Al hablar del Apertura 2001, a todos los hinchas de Racing se les dibuja una sonrisa en el rostro. No es para menos: la Academia fue campeón y cortó una racha de 35 años sin títulos.

Por la fecha 7 de ese campeonato, el conjunto de Reinaldo Merlo debió visitar el Ducó. Gustavo Barros Schelotto marcó el único gol del encuentro cuando promediaba la segunda etapa y le permitió seguir en la punta a la Academia.

Ese torneo tuvo suerte dispar para estos equipos: los de Avellaneda fueron campeones, mientras que los de Parque Patricios terminaron anteúltimos.

Primero desde afuera

El 16 de Marzo se cruzaron por el Clausura 2002. Esa tarde fue victoria académica por dos tanto contra uno: Chatruc y Estévez para Racing, Godoy para el Globo.

Lo curioso es que Reinaldo Carlos Merlo decidió mandar a Diego Alberto al banco de los suplentes, ya que los titulares eran Estevez y Maceratesi. A los 20 del complemento, el Príncipe reemplazó al ‘Rafa’ y cinco minutos después Chatruc le dio el triunfo a los locales, tras una jugada de Milito.

Huracán terminó en la cuarta posición de ese torneo, mientras que Racing ocupó sexto lugar.

Desde el comienzo

El nuevo fixture los cruzó en la primera fecha del Apertura 2002. La Academia comenzó mejor el campeonato y venció en el Ducó por 3 a 1. Lo curioso es que Úbeda marcó para los dos equipos: abrió el marcador a favor de Racing y lo cerró con un tanto en contra.

Aquel 28 de Julio, Milito jugó todo el partido: Ardiles no lo sacó ni un minuto pese a que el Príncipe no tuvo su mejor tarde.

El resultado es lógico si se tiene en cuenta que Huracán terminó el torneo en la última posición. Por su parte, la Academia finalizó sexto.

Último de la primera etapa

El fatídico Clausura 2003 quemero inició con una derrota en el Cilindro mágico. Como un anticipo de lo que iba a pasar a final de temporada, el Globo perdió en el último minuto con gol, nuevamente, de Gabriel Lobos en contra.

Diego Milito volvió a jugar todo el partido pero, en su último partido frente a Huracán antes de partir a Europa, tampoco pudo marcar.

La campaña académica no fue buena: puesto once. Igual, peor fue la del Quemero: último puesto y descenso a la B Nacional.

Fin de una etapa

El glorioso campeonato del regreso con título inclúido no contó con la presencia del Globo en Primera División. El del 2015, Milito se lo perdió por ser titular. ¿Cómo es esto? Huracán y Racing peleaban la Copa Libertadores, por eso decidieron apostar por dos equipos completamente alternativos.

Algo similar ocurrió en el Torneo Transición 2016: con el Globo y la Academia en Octavos de la máxima competición continental de clubes, el encuentro se dio repleto de suplentes. En esta oportunidad, Diego Alberto fue titular.

Como era de esperar con el Príncipe en cancha ante Huracán, la Academia no perdió: fue triunfo gracias al gol de Roger Martínez.

Sin embargo, Milito se quedó con las ganas de marcarle al Globo: salió a los 33 minutos del complemento. En el Ducó, se oyeron algunos aplausos en reconocimiento a la carrera del delantero.

Para el recuerdo de algunos memoriosos quedará la tapada de Marcos Díaz, que prohibió a Diego Milito de alcanzar un récord que pocos ostentan: marcarle, aunque sea un gol, a los seis grandes del fútbol argentino.