Temas del momento: Otra vez
Connect with facebook

Huevo de Selección

El día más esperado para Marcos Acuña llegó, debuto en la victoria de la Selección Argentina 3 a 0 frente a Colombia en San Juan, VAVEL te cuenta su trayectoria.

Huevo de Selección
Marcos Acuña y Mariano González con la camiseta celeste y blanca./Fotomontaje por Marco Isla

Marcos Acuña ya estaba soñando. Estaba concentrando con Lionel Messi en el predio de Ezeiza y también con las otras grandes estrellas de la selección, todo un sueño para cualquier jugador. Había quedado afuera en la lista de concentrados que perdió 3 a 0 frente a Brasil la fecha anterior y lo que más esperaba era ver su apellido por lo menos en el banco de suplentes frente a Colombia y así sucedió.

Terminó el primer tiempo y la selección  le ganaba 2 a 0 a Colombia con goles de Messi, de tiro libre, y de Lucas Pratto de cabeza tras una asistencia del 10 argentino. Llegando a los 80 minutos ya se habían realizado dos variantes en el equipo (Entró Enzo Pérez por Éver Banega y Gonzalo Higuaín por Pratto). Dos minutos más tarde llegó el momento esperado, Edgardo Bauza llamó al Huevo para darle las indicaciones antes de entrar al campo. A los 84, Ángel Di María marcó el 3 a 0 tras un pase del mejor jugador del mundo y esa sería su última intervención en el partido porque tras el festejo, Marcos Acuña cumplió su sueño, debutar con la Selección Argentina.

Solo fueron un poco más de cinco minutos en cancha para el actual jugador de Racing, pero seguro recordará esta fecha durante toda su carrera. Tuvieron que pasar 12 años para que un jugador de la Academia participe oficialmente en un partido de la selección. El anterior había sido Mariano González en 2004 de la mano de Marcelo Bielsa; además formó parte del plante que obtuvo la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 con una buena participación marcando un gol frente a Italia. Al terminar la competencia fue transferido al Palermo de ese mismo país.

Marcos Huevo Acuña es oriundo de Zapala, un pueblo de la provincia de Neuquén. Allí vivió con su madre y tres hermanos (dos mujeres y un varón). Su padre se marcho de su casa cuando él tenía tan solo cinco años. A los 13 años arribó a Buenos Aires para probar suerte en Boca y San Lorenzo pero no le fue bien. Regresó a su pueblo natal pero cuatro años más tarde, con 17, volvió en busca de su revancha pero tampoco tuvo suerte en River, Tigre, Quilmes y Argentinos Juniors. Cuando estaba por volverte otra vez decepcionado, llegó la oportunidad de Ferro. Estuvo una semana a prueba y finalmente quedó. Sara, su madre, le había pagado el alquiler de una pieza para que tenga donde quedarse.

Su debut fue frente a la Comisión de Actividades infantiles (CAI) por el torneo de Primera B Nacional  de la temporada 2009/2010. Ese fue el comienzo de su carrera para el verdolaga. Muy polifuncional debido a que ocupaba varias posiciones por la banda izquierda cuando su equipo lo necesitaba. Fue compañero durante la temporada 2011/2012 de Julio Buffarini, hoy también a su lado en la selección argentina. Fueron cuatro años en el equipo de Caballito, disputó 117 partidos y marcó 5 goles.

Llegó a Racing en 2014 por cinco millones de pesos de la mano de Diego Cocca. Marcó el primer gol en la era del DT en la victoria 1 a 0 frente a San Martin (SJ) por Copa Argentina. A fines del mismo año gritaría campeón luego de 13 años. Actualmente en la Academia tiene 91 partidos y 15 tantos; es el goleador del equipo dirigido por Ricardo El Ruso Zielinski con 5 y tiene una cláusula de recisión de ocho millones de euros.