Domingo: la cuarta es la buena

Nico está bien y de buenas, en sus etapas anteriores con River no tuvo la regularidad que le permitiera explotar su potencial, pero tras un año muy bueno con el 'Taladro' regresa para ganarse un lugar en el cuadro de Gallardo.

Domingo: la cuarta es la buena
Nico fue una de las figuras del verano (Foto: Olé).

A finales de diciembre, Nicolas Domingo tenía casi todo acordado para emigrar al fútbol azteca. Después de un buen año futbolístico con Banfield, a quienes ayudó a clasificar a la Copa Sudamericana 2016, los Xolos de Tijuana le ofrecieron un buen contrato monetario, para hacerse de sus servicios. Pero los planes cambiaron súbitamente cuando Nico recibió la llamada de Gallardo, y el deseo de regresar al equipo que lo vio nacer pudo más que la tentadora oferta que le hicieron en México.

Ésta, es la cuarta etapa que Nico viste la Banda, desde que debutara con el equipo en el 2005, cuando tenía apenas 20 años. Después de entradas y salidas, hoy regresa como un jugador experimentado, con confianza y habilidad, dispuesto a ganarse un lugar en el cuadro de Muñeco. El volante de 30 años, viene de Banfield con un rodaje y regularidad que no pudo conseguir con los Millonarios en sus ciclos anteriores.

Domingo compite por el medio campo con Leo Ponzio, puesto que  el veterano ocupa muy bien, pero en el equipo que Gallardo Lidera, no hay 11 definidos.  Todos compiten y ganan minutos de acuerdo al desempeño. En lo que va de la pretemporada el ex – Banfield ha demostrado que aprovechará todas las oportunidades que el técnico le brinde para aportar en lo colectivo. Con un rendimiento estable, disputó tres partidos como titular en el verano y entró de cambio en el segundo tiempo del primer Súperclásico del año.

En el partido contra Boca en Mendoza, Gallardo tuvo que retrasar a Ponzio a causa de la suspensión de Maidana, eso le permitió a Nico jugar como titular en el centro. Aunque el equipo no dio el mejor juego en el primer tiempo, Domingo mostró un buen desempeño, peleando todos los balones en el medio campo, dando salida y buena marcación.

Nicolás está de nuevo en la Banda, y volvió como si nunca se hubiera ido, paradójicamente  el haber salido del equipo en el 2012, es lo que le ayudó a ser el jugador que es; seguro, habilidoso y con talento para crear en medio terreno. El tema readaptación no le pesa, el puesto no lo tiene seguro, pero está a solicitud de Gallardo y todo pinta para que la cuarta sea la buena.