La despedida del Cabezón

Andrés D´Alessandro se despidió de Inter de Porto Alegre, en una emotiva conferencia de prensa. En el club gaucho es ídolo absoluto y logró una gran identificación.

La despedida del Cabezón
En 2010, el Cabezón alzó al Libertadores. ¿Repetirá en 2016 con el Millo? (Foto: Globo).

Sin dudas, la bomba del verano. Vincular a D´Alessandro con River era moneda corriente en los últimos mercados de pases; no pasaban a mayores esos rumores. Sin embargo, este miércoles se confirmó el acuerdo entre el enganche y la dirigencia de River, por lo que el Cabezón regresará al club de Núñez, luego de 13 años en el exterior.

Todo se terminó de confirmar cuando habló en una rueda de prensa en Porto Alegre, junto a directivos de Inter, donde expicó los motivos de su salida (recientemente, había expresado su deseo de terminar su carrera en el club brasileño): "Estoy muy orgulloso de que River me busque después de tanto tiempo. Es un desafío importante para mi carrera. Lo que pasó en el pasado no me importa, quiero volver a hacer historia en River".

Las palabras fueron contundentes. "Lo que pasó en el pasado no importa". La relación de D´Ale con la gente del Millonario genera amores y odios, dado que en la Copa Libertadores 2008, cuando River jugó ante San Lorenzo la revancha de lo octavos de final en el Monumental, el 10 que jugaba en el Azulgrana festejó de manera descomunada la clasificación de los de Bajo Flores, sumado a los amagos en cada receso y los regresos frustrados.

Por otro lado, el volante de 34 años agradeció a la dirigencia encabezada por Rodolfo D´Onofrio por el ofrecimiento: "Estoy saliendo del club por una voluntad mía, surgió una chance muy buena de jugar en el club donde debuté. Gracias a River me buscó Inter en 2008 y sólo porque es River pienso que fue diferente.  River llegó con mucha voluntad de contratar mis servicios, después de trece años, y pedí pensar bien si existiese la chance, que fue concreta y se concretó ahora".

La historia de D´Alessandro con Inter es muy fuerte y no fue fácil la decisión de irse: llegó en 2008, jugó 322 partidos, marcó 71 goles y ganó 9 títulos; entre ellos la Copa Libertadores 2010, donde fue su gran consagración y donde se ganó la idolatría absoluta en la institución. Decidió irse para volver a River, donde nació y creció. Después de 13 años, se dio.