Gallardo sabe

El Muñeco se jugaba una parada brava en Venezuela, y se la jugó poniendo a un equipo alternativo. Y no pudo haber sido mejor: fue un contundente 4-0 para pisar fuerte en el debut de la Libertadores, que le dio confianza a los jugadores que venían siendo suplentes y muchos titulares descansaron pensando en lo que viene.

Gallardo sabe
El saludo final del equipo, tras un debut soñado en Venezuela (Foto-: CARP oficial).

Un punto de los últimos nueve en el torneo. Mal funcionamiento colectivo. Floja defensa. Dudas. Cuestionamientos. Gallardo no encontraba el equipo, cambiando fecha a fecha tácticas y jugadores. Además, con lesiones y un calendario que apremia. Con todo esto en contra, el Muñeco volvió a demostrar sus dotes.

Llevó a Venezuela un plantel conformado por mayoría de suplentes, para no exigir de más a los titulares y que los jugadores alternativos den una respuesta satisfactoria nada menos que en el arranque de la Copa Libertadores, ante Trujillanos. Rival desconocido, pero el DT conocía de que futbolísticamente era inferior. De todos modos, los venezolanos controlaron a River durante el primer tiempo.

River goleó de visitante en su debut, con suplentes. Rotación exitosa.

Se suponía que en el arranque del complemento el DT iba a mover el banco, pero no fue así. Le dio confiaza a sus dirigidos para que cambiasen la imagen, y así fue que desde el minuto 1 del segundo tiempo, fue un monólogo riverplatense, con buenos toques y el aprovechamiento de Leonardo Pisculichi, que venía bastante irregular, y que apareció  en el momento justo para poner el 1-0 parcial, con una joya de tiro libre, y provocar el segundo tanto, con otro remate del zurdo que ajustició Lucho González. Después, el doblete de Iván Alonso para cerrar el pleito definitivamente.

En la parte defensiva, el Millo no sufrió, dado que el dueño de casa apretó poco el acelderador. Así y todo, se las ingeniaron para tener dos chances, ambas salvadas por Barovero de forma magnífica, sobre todo la primera, con el partido 0-0. Volvió a jugar Mammana de 6 y no desentonó, mientras que en los laterales, Casco alternó buenas y malas, y Mercado levantó su nivel y asistió en el tercer gol.

Viudez regresó para ser protagonista.

En el medio, el más flojo fue Nico Domingo, pero luego se pudo acomodar. Lucho González, además del gol, estuvo más movedizo que en los últimos partidos y quien no puede no ser mencionado es Tabaré Viudez, que dejó atrás esa larga estadía al margen por lesiones para ser titular y mostrar su jerarquía en los centros y en el armado de juego, en su nueva función como 8. Por su parte, en la delantera, los goles de Alonso y algunos buenos arranques de Driussi, aunque no influyeron.

Alonso, doblete. El uruguayo, apuesta de Gallardo, responde con goles.

El Muñeco, en el complemento puso en cancha a Arzura, Mora y Pity Martínez, para regular energías y terminar el partido más enteros y siguiendo con la vocación ofensiva. Doble premio: descanso para los titulares (sabiendo que se vienen en cadena Independiente, Boca, San Pablo, Colón en Santa Fe y The Strongest en Bolivia) y rodaje para los que piden pista. Buenas conclusiones y enorme triunfo en un estadio complicado, para levantar al plantel en lo anímico. El DT no arriesgó y leyó correctamente el partido, que pudo abrirse en el segundo tiempo. Otra victoria de River y de Gallardo.