Alario: “Fue un partido duro desde el primer minuto”

Lucas Alario, autor del gol de la victoria de esta noche de River ante Independiente en el Monumental, analizó el partido y, además, expresó que convertir en el clásico con Boca sería especial.

Alario: “Fue un partido duro desde el primer minuto”
Zurdazo a la red (Foto: Diario Popular).

El santafesino de 23 años demuestra cada partido su talento y su cercanía con el gol. En River tiene un muy buen promedio de 11 goles en 20 partidos jugados (siete en torneos locales y cuatro en copas internacionales), y en lo que va del Torneo de Transición 2016 marcó tres tantos en cuatro partidos (a Quilmes, Rosario Central e Independiente). “Lo dije muchas veces, me gustaría convertir todos los partidos, pero no es fácil”, declaró el delantero que promete darle muchas alegrías más a los riverplatenses.

Esta noche volvió a vestirse de héroe tras marcar sobre el final el único gol del encuentro entre River e Independiente en el Monumental. Fue un partido muy trabado en la mitad de cancha, difícil de jugar, y ganar era de mucha importancia ya que no sumar de a tres le hubiera significado a La Banda una diferencia de nueve puntos con el puntero Central. “Fue duro desde el primer minuto. En el primer tiempo fue un partido feo, friccionado, y se buscaba más lo físico. Me gustó más el segundo tiempo”, comentó Alario, que aprovechó el rebote del Ruso Rodríguez para senteciar el clásico.

River consiguió su segunda victoria en el campeonato y suma siete puntos, quedando a seis de la punta. El próximo domingo a las 17 tiene una cita más que importante en el Monumental frente a Boca Juniors, que viene de perder 1-0 con Racing en Avellaneda, y el triunfo ante el Rojo es un gran empujón anímico para los dirigidos de Gallardo de cara al superclásico. El Flaco, como todo delantero, se ilusiona con la posibilidad de convertirle por primera vez un gol al máximo rival: “Es especial convertir en un clásico. Son goles que quedan marcados en uno”. El de los goles importantes, que quiere tener su primer grito ante Boca, su única cuota pendiente.