Le faltó el gol

River fue superior en el trámite del partido pero no pudo vulnerar el arco de un Boca que sólo se dedicó a defender en gran parte del Superclásico

Le faltó el gol
Nicolás Domingo se hizo el dueño del mediocampo de River en el Superclásico. Foto: Canchallena.

En el Estadio Monumental River y Boca igualaron cero a cero por la sexta fecha del torneo local, empate que no le sirve a ninguno de los dos ya que quedaron un poco relegados de la lucha por ganar sus respectivas zonas.

El Millonario mereció ganar el partido, ya que fue el que más propuso a lo largo de los 90 minutos. El conjunto dirigido tácticamente por Marcelo Gallardo generó muchas situaciones de gol contra el arco Xeneize, pero le faltó suerte para  concretarlas y poder quedarse con la victoria en el Superclásico.

El primer tiempo comenzó en los primeros diez minutos con un Boca atacando, manejando la pelota e incomodando a River, especialmente en el juego de mitad de cancha, luego la Banda se acomodó en el partido y logró lastimar al visitante por las bandas, especialmente por el sector donde atacaban Gabriel Mercado, Ignacio Fernández y Rodrigo Mora que siempre superó a Jonatan Silva. En la primera etapa River contó con las situaciones más claras para convertir y disputó una muy buena primera parte ante un Boca que se replegó en defensa para tratar de jugar de contra.

Luego en el segundo tiempo el local siguió proponiendo ir a buscar el partido, y el Muñeco Gallardo mandó a la cancha al mediocampista Gonzalo Martínez, al delantero Iván Alonso y al volante creativo Luis González en lugar de Leonardo Ponzio, Nacho Fernández y Sebastián Driussi para tener más frescura en ataque.

Sin embargo el Millonario, a pesar de contar con muchas situaciones de gol, no logró convertir ante un Boca que tuvo un juego muy austero y que fue salvado por Daniel Díaz, el zaguero que fue la figura del  visitante. En tanto que en River Rodrigo Mora y Nicolás Domingo fueron los puntos más altos de un equipo que jugó bien al fútbol, que por momentos sometió al rival, y que también tenía gran juegos por las bandas, pero sólo le faltó la suerte para convertir el gol.

Marcelo Gallardo tendrá que quedarse tranquilo con la performance de sus dirigidos, en tanto que la dupla de Guillermo y Gustavo Barros Schellotto deberá trabajar mucho para mejorar el nivel de un equipo que propuso muy poco en un partido que era trascendente para ambos conjuntos, ya que el empate no le sirve a ninguno de los dos.