Más luchado que bien jugado

River empató ante San Pablo 1 a 1 en el Estadio Monumental, sin tener un gran juego en ataque ante un rival que vino a no perder.

Más luchado que bien jugado
Muy peleado. Una imagen que describe cómo fue gran parte del encuentro. Foto: Mundo la Voz.

Rive no tuvo una buena noche en el Estadio Monumental y terminó empatando ante San Pablo 1 a 1, que hizo su negocio en Argentina. El equipo visitante dirigido tácticamente por Edgardo Bauza jugó todo el partido replegado, esperando el error del Millonario y preparado para lastimar de contra, típico planteo austero y defensivo que tienen los equipos entrenados por el Patón. El conjunto tricolor hizo el mismo planteo que hizo Boca el domingo pasado en el Monumental sólo que estuvo mejor defensivamente, a pesar del insólito gol recibido.

El partido empezó en el primer tiempo con River presionando bien arriba y superando con mucha claridad al San Pablo en los primeros ocho minutos. Luego, el conjunto brasileño empezó a emparejar el encuentro con algunas acciones de aproximación al arco que defendía Marcelo Barovero, y Ganso metió un zurdazo que se coló en el ángulo inferior derecho del arco local y ponía el 1 a 0 para la visita. Luego de ese gol el San Pablo controló el partido, jugaba con los nervios de River y se mostraba peligroso de contraataque con Ganso manejando bien la pelota y Jonathan Calleri aguantando el balón en la ofensiva. También fue una amenaza todo el partido en las acciones de pelota parada el equipo de Bauza.

Pero sin jugar bien, el equipo conducido tácticamente por Marcelo Gallardo llegó al empate tras un blooper del arquero Denis para empatar el cotejo.

Después en el segundo tiempo, el Millonario no pasó sobresaltos en la defensiva, pero no estuvo preciso de 3/4 de cancha hacia adelante le faltaba el pase fino y preciso a los delanteros, se sentía la ausencia de un jugador que pudiera romper por los costados, no tuvieron un buen partido Sebastián Driussi e Ignacio Fernández. Leyendo lo que pasaba en el partido, el Muñeco mandó la cancha a Andrés D'Alessandro rompiendo el doble cinco al sacar a Leonardo Ponzio, luego metió al uruguayo Iván Alonso en lugar de Lucas Alario para buscar mas aire y frescura en la ofensiva y puso a Gonzalo Martínez por Driussi. A pesar de esos cambios, el equipo no logró superar la defensa sólida del San Pablo y no estaba lúcido en ataque y no generó peligro prácticente en una segunda etapa que se luchó más de lo que se jugó, especialmente fue un partido que se peleó mucho en la mitad de cancha.

Todavía falta para que se defina el grupo 1 de la Copa Libertadores, y el tiempo dirá si este punto fue negocio para San Pablo o no.