Ponzio fue la figura en un equipo muy deslucido

River empató 1-1 ante el San Pablo, por la segunda fecha de Copa Libertadores, y aunque el nivel general fue muy malo, el primer tiempo del mediocampista fue lo mejor del partido.

Ponzio fue la figura en un equipo muy deslucido
Vía: cariverplate.com.ar

Luego de un empate con buenos rendimientos, a pesar de no haber podido romper el 0, en el Superclásico del domingo, el Millonario volvió a jugar a nivel internacional. Esta vez ante el San Pablo por la segunda fecha de la fase de grupos, el equipo no estuvo en el mismo nivel y costó rescatar un punto alto en el conjunto de Núñez.

De todas maneras, el comienzo había sido bueno. Uno de los pilares de ese momento lúcido, antes del gol del equipo Brasileño, había sido Leonardo Ponzio. Como de costumbre, con su estilo de luchador y su alma contagiante, se plantó en el medio y se puso el equipo al hombro. Quizá por esa razón, el Millonario no contó con un juego muy vistoso, ya que claramente el León no es un conductor por naturaleza. Pero hizo lo que pudo y pensó antes de actuar, el pase que le tiró a Lucas Alario fue una de las pocas asistencias que recibió el centrodelantero.

Asimismo, con un corte providencial que impidió el 2-0, se ganó los aplausos de todo el estadio. Distribuyó correctamente, buenos cambios de frente y fue claro y simple cuando le tocó agarrar la pelota en zonas de riesgo. Pero en el segundo tiempom con la necesidad de ir a buscar la victoria, el santafesino estaba de más. Decreció su nivel y aumentó el de su compañero Nicolás Domingo, por lo que el cambio se vio obligatorio además de que a sus 34 años el cuerpo no le responde como antes. 

Aún así, con su mala segunda parte y habiendo jugado sólo once minutos de ella, le bastó para ser el mejor del encuentro, dejando en claro lo horrible que fueron el resto de los jugadores. La falta de creación de juego de River es cada vez peor y se nota mucho la ausencia de Leonardo Pisculichi o la falta de Andrés D'Alessandro, quienes le dan juego por el medio, siendo que ante Boca también se lateralizó mucho al no haber ningún conductor.