Volvió D´Alessandro

La figura del Millonario fue Andrés D´Alessandro, que jugó el mejor partido desde su vuelta. No sirvió su aporte para ganar, pero mostró el juego que River necesitaba.

Volvió D´Alessandro
D´Alessandro estuvo intratable (Foto: Olé).

River dejó escapar su última chance. Poco más de un tercio de los puntos en juego del campeonato (9 de 24 posibles), Godoy Cruz (el líder) a ocho de distancia, y un torneo que ya está entrando a la recta final. Sin embargo, en la tarde/noche de Monumental, hay algo importante que rescatar, más allá del empate agónico: el regreso de Andrés D´Alessandro.

El Cabezón tuvo su vuelta en febrero, en aquella derrota contra Belgrano en Córdoba. Luego vino la lesión y la pérdida de ritmo que le pasó factura en los encuentros posteriores, pero ante Banfield, se puso el equipo al hombro y fue el más destacado, sobre todo en el primer tiempo. Gambeta intacta, panorama para visualizar a sus compañeros mejor ubicados, algún lujo y poder de decisión. Un combo explosivo del futbolista de 34 años, que poco a poco se empieza a parecer a aquel crack que deslumbró en Núñez hace 13 años y que quiere demostrar que sigue vigente.

El enganche tuvo una ocasión clara de gol, por medio de un tiro libre, que se dirigió al arco con un efecto venenoso y que despejó justo el arquero Arboleda. Además, al Cabezón le cometieron el penal que falló Rodrigo Mora, lo que hubiera cambiado el trámite del partido.

En el complemento, con la desesperación latente ya que la visita se habÍa puesto en ventaja, D´Alessandro se hacía cargo de las pelotas paradas, y  jugando de primera con Camilo Mayada, Sebastián Driussi y Gonzalo Martínez.

Gallardo decidió darle otro cambio de ritmo al equipo y sacó al 22, para poner a Tabaré Viudez, quien de hecho asistió a Alario en el gol final del Millonario, lo que fue 1-1. Un empate pálido y con sabor a derrota, pero que al menos tiene su tinte positivo: el regreso del crack que volvió de Brasil. El lunar es que aún River  pudo ganar con él en cancha en lo que va del semestre (tres empates y tres derrotas), pero se dará más temprano que tarde.