Mora, la figura en Brasil

River no jugó un gran partido en el estadio Morumbí ante San Pablo en la derrota 2 a 1 ante los brasileros, pero tuvo la sangre charrúa de todos los fin de semanas que parece repuntar en éste 2016 con grandes actuaciones por Copa.

Mora, la figura en Brasil
Rodrigo Mora (Foto: Prensa River)

 Un partido para el olvido. En esa categoría entran la mayoría de los encuentros disputados por los de Marcelo Gallardo en el corriente año. Lamentablemente, para todos los hinchas del Millo, el juego y esa idea futbolística parece cada vez más lejana en el tiempo y no parece tener intenciones de salir a la cancha nunca más.

El juego que se pregonó en ese famoso 2014 con un River campeón invicto de la Copa Sudamericana no se vio más. Ni en la Libertadores 2015 y lo que le quedó después a ese maravilloso año para todos los fanáticos que se quedaron con las ganas de dar el batacazo ante el Barcelona.

Hoy en día, el elenco de Napoleón se encuentra lejos de los puestos de élite en el Torneo Transición de la Argentina y la única realidad a la cual se aferran todos los hinchas de La Banda es la Copa Libertadores. Por dicha competencia, el Millo perdió en la noche de ayer ante el San Pablo por 2 a 1 con una floja actuación a nivel colectivo.

Pese a éste resultado que significó la perdida del invicto para los de Gallardo, se encontraron puntos altos a nivel individual y además el equipo Riverplatense sigue puntero del grupo uno del torneo más importante de América.

Rodrigo Mora fue el mejor de la noche calurosa vivida en Brasil. La garra que siempre lo distinguió, los piques al vacío constantemente que pocos ven y se conectó bien con Mayada y D'Alessandro por el costado derecho del campo de juego.

El urugayo hizo el gran desgaste ya que a la hora de defender se mostró predispuesto a realizar dicha vuelta que tanto cuesta a algunos delanteros e hizo un desgaste agobiante en los 90 minutos.

Otros de los puntos altos en el encuentro fueron los ingresos de Lucho González, que acomodó el mediocampo cuando el equipo se encontraba con 10 jugadores, y también del intratable Iván Alonso.

El veterano delantero otra vez le dio esperanzas al Más Grande anotando ese gol de goleador de raza tras un cabezazo de Mercado en el área rival.

Un partido más pasó y abril entra en etapa de definiciones. El juego mostrado por el Millo provoca la preocupación de todos los hinchas, pero los mismos están a la vez tranquilos por un motivo especial, la hidalguía de los futbolistas y referentes partido a partido.