Arriesgó y lo pagó caro

Marcelo Gallardo delineó un equipo con variantes de último momento en su visita a Ecuador, en donde enfrentó a Independiente del Valle en la altura de Quito. Falta de juego, pasividad defensiva e incertidumbre para la vuelta.

Arriesgó y lo pagó caro
Marcelo Gallardo. Foto: CARiverplate.

En la previa del partido, tanto los hinchas como el periodismo mantuvieron un manto de inseguridad por la visita a la altura de Quito. Pero, a la vez, se veía confiado al Millonario de cara a los octavos de final de la Copa Libertadores de América.

Ya con el resultado puesto, River cayó 2 a 0 ante Independiente del Valle esta noche, la incertidumbre tocó la puerta de todos los fanáticos de la Banda e incluso del cuerpo técnico, que elaboró un equipo más que cuestionable.

La confianza del equipo se ratificó en la Copa Libertadores actual en tres nombres específicos: Rodrigo Mora, Lucas Alario y Andrés D’Alessandro. En los papeles previos estos iban a ser titulares, pero cuando comenzó el encuentro algo se modificó.

Sebastián Driussi y Iván Alonso entraron al terreno de juego de titulares y así, la dupla goleadora que tantas alegrías le dio al pueblo millonario estaba en el banco de suplentes, mientras que el único que se mantuvo fue el Cabezón D'Alessandro.

El mismo, salió reemplazado en el entretiempo por Marcelo Gallardo, y ahí, en ese preciso momento, River perdió toda conexión entre el mediocampo y los delanteros del equipo. Pese a que Mora ingresó con buena predisposición ofensiva, no pudo ser contundente en el juego colectivo y apenas enarboló jugadas individuales por las bandas del campo.

La etapa complementaria se tiñó de confusión por parte del elenco argentino. Sin efectividad de juego, con pocos pases a compañeros y erráticos los mismos a la vez. Luego, cuando el Millo empezó a caer ante Independiente del Valle, los cambios llegaron.

Alario y Lucho González fueron los encargados de lavarle la cara al esquema futbolístico planteado en cancha y pese a que no lo lograron, tuvieron buenas participaciones e incluso Alario desperdició una clara oportunidad de gol abajo del arco rival.

En el último minuto, por la deficiencia defensiva de Éder Álvarez Balanta, que no supo dominar a un solo delantero del equipo local, por lo cual Jonatan Maidana quedó en desventaja, tras el pase a la segunda punta, y lo tocó dentro del área, siendo así cobrado el penal por parte del árbitro.

El resultado final es un contundente 2 a 0 para los ecuatorianos. Sin embargo, lo que más preocupa a propios y extraños es el nivel de juego. La falta de pases, ser un colectivo y no meras oportunidades individuales, es la meta que queda por cumplir de cara al próximo miércoles.