Triunfo amargo: afuera de la Libertadores

River fue muy superior se impuso 1-0 ate Independiente del Valle, pero al haber perdido 2-0 en la ida, quedó eliminado en los octavos de final de la Copa Libertadores. Más de 30 chances de gol que no fueron aprovechadas.

Triunfo amargo: afuera de la Libertadores
D´Alessandro y Nacho, en acción. No pudieron cambiar el rumbo (Foto: Olé).
River Plate
1 0
Independiente del Valle
River Plate: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Jonatan Maidana, Eder Álvarez Balanta, Milton Casco; Camilo Mayada (Lucas Alario; min. 56), Leonardo Ponzio, Ignacio Fernández; Andrés D´Alessandro; Rodrigo Mora, Iván Alonso. DT: Marcelo Gallardo.
Independiente del Valle: Librado Azcona, Christian Núñez, Arturo Mina, Luis Caidedo, Luis Ayala (Emiliano Tellechea; min. 45); Jefferson Orejuela, Dixon Arroyo;Julio Angulo (Luis León; min. 87), Junior Sornoza (Jonny Uchuari; min. 75), Bryan Cabezas; José Angulo. DT: Pablo Repetto.
MARCADOR: 1-0; min, 78, Alario.
ÁRBITRO: Wilmar Roldán (COL). Amonestados;: Casco (min. 31), Núñez (min. 38), Maidana (min. 65), Fernández (min. 77), Angulo (min. 84), Ponzio (min. 90+1), Orejuela (min. 90+3).
INCIDENCIAS: Estadio Antonio Vespucio Liberti. Independiente del Valle clasificó a Cuartos de Final, al ganar 2-1 el global.

Era la oportunidad de reiventarse. De dejar atrás los malos resultados. De evitar que un semestre se tire por la borda. De sumar un capítulo más a la historia de las remontadas memorables. El Monumental lució un brillo de las grandes noches de Copa, a puro espectáculo. Y en la cancha se vio un gran partido de River, pero le faltó eficacia y fortuna, y pagó demasiado caro el 0-2 en Quito.

Para llegar a la Copa Libertadores 2017, a River sólo le queda ganar la Copa Argentina 2016.

Como era de esperar, desde los primeros segundos, el Millonario se puso en plan de ataque. Necesitaba dos goles para emparejar la serie y tres para dar vuelta la historia, por lo que empujado por al gente, se llevó por delante a Independiente del Valle, que se dedicaba a defender su ventaja. A los 3 minutos, la primera clara, tras un desborde de Milton Casco, que Rodrigo Mora no llegó a conectar. Luego, la Pulga lo tuvo en dos ocasiones más, al igual que Andrés D´Alessandro.

River jugaba por los costados, desbordaba y llegaba con claridad. Sin embargo, también dejaba espacios atrás, y es así que en una jugada aislada, José Angulo entró al área y estuvo mano a mano con Marcelo Barovero, que brillantemente tapó ése remate, a los 16 minutos (que hubiera sido fulminante, ya que obligaba a River a meter cuatro goles, con lo que costaba meter uno). El Millo siguió manejando la pelota y echando centros al área rival, o con remates de afuera de Leonardo Ponzio, sin poder vulnerar la defensa rival.

Más de 30 remates al arco. Entre Azcona, los travesaños y la mala puntería, River quedó afuera.

En el complemento, seguían las oportunidades: a los 4´ST, Gabriel Mercado desaprovechó anotar de cabeza. Dos minutos después, Mora casi convierte un golazo, pero se lució Librado Azcona. Gallardo decidió poner a Lucas Alario, que se juntó a Alonso, Mora, D´Alessandro y Nacho Fernández. Todos al ataque. Y el Flaco, en dos minutos, tuvo dos clarísimas: en la primera, cabeceó y tapó Azcona, y e la segunda, su remate reventó el travesaño. No se daba. D´Alessandro la controló y remató en al medialuna, y otra vez travesaño. Increíble cómo dominaba River y el partido seguía sin goles.

El equipo ecuatoriano estaba totalmente replegado atrás, defendiendo con todos sus jugadores en cada pelota parada. Azcona se agigantaba en cada balón que iba por los aires, buscando una cabeza salvadora. Era un cerrojo que recién a los 33´del complemento, se pudo abrir: desborde de Milton Casco, remate del lateral, rebote y Alario, con ayuda de un defensor, logró meter la pelota semi anaranjada, al fin, a la red

La gente jugó su partido. Aplaudieron el esfuerzo al final.

Sin tiempo de dar vuelta la serie, al menos, se buscó emparejar la serie para llegar a los penales. Faltaba un gol más y 15 minutos para lograrlo. Pero no se pudo. Los nervios, la presión, los intentos de los visitantes de enfriar el partido, los apuros, los centros llovidos sin destino y los pelotazos sin receptores resumieron todo lo demás. Y Azcona estaba en su noche de lucidez, una muralla.

Fue final 1-0. Victoria con sabor amargo. Eliminación prematura de la Copa Libertadores. Un final que pone fin a una etapa dorada del club de Núñez, de la mano de Marcelo Gallardo. Independiente del Valle supo aguantarlo y se llevó su premio, de jugar ante Pumas por un lugar en la semifinal. Un premio que le sacó a La Banda, que deberá reinventarse y hacer muchos borrones y cuentas nuevas. Muchos ciclos que terminaron. Muchas cosas que replantearse. Deberá venir una renovación profunda, porque el campeón de todo del 2014-15 ya no existe. Y River, como demanda su historia, no puede quedarse con recuerdos, sino ir por más. Hoy se jugó bien, pero la cadena de errores viene hace varios meses. Es la hora de un cambio de raíz, ya sin sueños coperos esta temporada.

El gol de Alario: