¿Y ahora qué, Millonario?

Se acabó el sueño copero. Sin chances en el actual torneo local, sólo quedan dos objetivos por delante para lo que resta de año: Recopa y Copa Argentina.

¿Y ahora qué, Millonario?
D´Alessandro, Ponzio, Domingo, Barovero, cabizbajos. Trapito no seguirá (Foto: Mundo D).

Se terminó el sueño del bicampeonato. La Copa Libertadores 2016 será propiedad de otro equipo. Independiente del Valle aguantó con hidalguía (y mucha fortuna) los dos goles que consiguió en Quito y así, ante un Monumental repleto, dejó en el camino al vigente Campeón de América. La gente, tras el partido apluadió, de pie, recordando el ciclo dorado entre 2014 y 2015, que ayer llegó a su fin.

¿Qué se le viene al Millonario, ya sin Copas de por medio? Primero, completar sus partidos de la Zona 1 del campeonato: este sábado ante San Lorenzo (que es uno de los punteros del grupo, con 27 unidades, junto a Godoy Cruz) en la fecha 14, la semana próxima ante Gimnasia de La Plata, en el Monumental (fecha 15) y Arsenal, en Sarandí (fecha 16). River relegó el campeonato para abocarse a la Copa, le salió mal y así lo reflejan los resultados, ya que en 13 partidos disputados, el Millonario sólo suma 15 unidades. Lo máximo que podrían sumar serían 24 puntos. Sin chances de acceder a la Copa Libertadores 2017 por ésta vía (sólo clasifican el 1° y el 2° de cada zona).

Tras el largo receso que habrá por la Copa América Centenario, que debe servir haber una profunda renovación en el equipo (y reforzar puestos claves, que en junio quedarán sin recambio), en agosto, se vendrá el primer estímulo post Libertadores: la Recopa Sudamericana, a ida y vuelta, que jugará ante Independiente Santa Fe, y definiendo en el Monumental. Claro está, sólo será por la gloria deportiva del momento, porque este certamen no clasifica a ninguna otra competencia internacional.

El campeonato que arrancará en el segundo semestre será anual, como el calendario europeo. Por primera vez en tres años, el Millonario no jugará Copa Sudamericana, por lo que abocará exclusivamente al certamen doméstico sin preocuparse por Copas y con la oportunidad de recuperra la hegemonía a nivel local, que no tiene desde el primer semestre de 2014.

De todos modos, el objetivo primordial de éste año será, sin dudas, la Copa Argentina. Una competición que volvió a disputarse en 2011 y que, al principio, carecía de importancia para los equipos grandes, pero empezó a recobrar importancia ya que el ganador obtiene un cupo directo a la Copa Libertadores del año siguiente. Si River quiere jugar la Libertadores próxima, tiene que ganar sí o sí éste certamen, empezando por su primer escollo, Sportivo Rivadavia de Venado Tuerto, por los 32avos de final.

Sin Copas, el plano local volverá a ser prioritario. Se dejó mucho de lado post Suruga Bank, con sólo decir que desde entonces, entre Campeonato 2015 y Transición 2016, River jugó 25 partidos, y sólo cosechó 27 puntos en torneos locales, porque siempre hubo una Copa internacional que fue prioridad. Volver a empezar, de cero, como dijo Gallardo. El año aún no termina.