Resumen River VAVEL: un semestre de poco vuelo

El equipo de Marcelo Gallardo, y antes de Ramón Díaz, venía de dos años plagados de gloria. Torneo Local, Copa Sudamericana, Recopa Sudamericana, Copa Libertadores y Suruga Bank. Pero todo eso es historia pasada.

Resumen River VAVEL: un semestre de poco vuelo
Cabezas gachas. Demuestran lo que fue el semestre de River Plate (Foto: CARP Oficial).

Finalizaba el 2015 con derrota. Pero si existe una derrota digna es contra el Barcelona de Messi, Neymar y Suárez en la final del Mundial de Clubes.  Durante el transcurso del 2015, gracias a los grandes rendimientos del plantel, el club volvió a ser vidriera del mundo. Lo que ocasionó que, de a poco, el equipo de Gallardo vaya perdiendo piezas claves. Ariel Rojas, Teófilo Gutiérrez, Carlos Sánchez y Ramiro Funes Mori, entre otros, emigraban a clubes con billeteras imposibles de rechazar. Sin embargo, el 2016 empezaba lleno de ilusiones. ¿Cómo no iba a ser así? Si River volvía a ser River.

En la primera fecha, El Millonario obtenía una abultada victoria por 5-1 ante Quilmes en el Monumental y todo demostraba que el 2016 iba a ser otro año de River. Sin embargo, no fue hasta la quinta fecha que lograría otra victoria ante Independiente. En el camino sufriría sendas derrotas frente a Belgrano de Córdoba y Godoy Cruz y un empate ante Rosario Central, con sabor a derrota. A nadie le preocupaba demasiado. River quería otra Libertadores.

Copa Libertadores 2016. El grupo 1 estaba conformado por River Plate, San Pablo, The Strongest y Trujillanos. A diferencia de la edición anterior, River obtendría el primer puesto en el grupo sin demasiadas complicaciones, generando ilusión el mundo millonario. En los octavos de final estaba Independiente del Valle, segundo del grupo 5.

En análisis plenamente estadístico, el equipo ecuatoriano se mostraba sumamente inferior al campeón defensor de la Libertadores 2015. Sin embargo, el 28 de abril sorprende a América derrotando por 2-0 en su estadio al equipo de Núñez. Incluso con este resultado, River seguía siendo favorito. Pero el 4 de mayo, a pesar de la victoria por la mínima en el Monumental, se acabaría el sueño de Libertadores para el Millo.

Para este momento, a nivel local, River había obtenido dos victorias, seis empates y cuatro derrotas. Estaba lejos, lejísimos de los puestos de copas y perdió toda la ilusión de obtener algún galardón en el primer semestre del año. Solo quedaban 3 fechas. Fueron dos derrotas (San Lorenzo y Arsenal, ambas por 2-1) y una victoria (1-0 a Gimnasia). River estaba vencido. Terminó noveno, con 18 puntos, a 16 del puntero San Lorenzo.

River nunca estuvo en el campeonato. Formaciones con suplentes, improvisaciones obligadas por lesiones o expulsiones. Fue común ver a Leonardo Ponzio o a Gabriel Mercado de centrales, a Milton Casco por ambos laterales. Posiciones no naturales para estos jugadores. Como dijimos, River no estuvo en el torneo local, apostó todo a la Libertadores. Y como dirían las abuelas, se quedó sin el pan y sin la torta.

Solo queda una oportunidad para que el conjunto millonario sea parte de la Copa Libertadores 2017, ganar la Copa Argentina. Hoy, es el principal objetivo. River tendrá que aprender a transformarse, a volver a ser. Olvidarse de los que se fueron, potenciar a lo que están y acoplar a los que lleguen. River, una vez más, debe volver a ser River.