Andrés D´Alessandro: un conductor de lujo que se quedó sin su premio

El Cabezón, mejor jugador de River del semestre, no pudo solo y terminó mitad de año sin poder pelear ningún título.

Andrés D´Alessandro: un conductor de lujo que se quedó sin su premio
El grito de gol ante Trujillanos (Foto: LPM)

Llegó por sorpresa y con incertidumbre. Con los antecedentes de las decepcionantes vueltas de Pablo Aimar, Javier Saviola y Lucho González, se miró de reojo el regreso de otro gran jugador que dio que hablar durante su trayectoria fuera de River. Andrés D'Alessandro, un hijo pródigo de la casa, volvió a sus 34 años, hoy 35, a jugar con La Banda por un año.

Asimismo, en un abrir y cerrar de ojos ya ha transcurrido la mitad de tiempo que se va a disfrutar -sí, claramente en este pobre semestre futbolístico ver a este jugador con la pelota es un disfrute- al Cabezón en Núñez. Todo comenzó aquel 15 de febrero en la derrota 3-2 ante Belgrano en Córdoba, donde el futbolista perteneciente al Inter de Porto Alegre fue titular y no tuvo una buena actuación. A pesar de haber asistido a Nicolás Domingo en el primer gol, fue quien perdió tontamente la posesión cerca del área en el tanto del local. Y para su desgracia, no fue de entrada contra Godoy Cruz, pero ingresó 20 minutos y se lesionó al poco tiempo de que lo hizo, por lo que las miradas de reojo se volvieron un prejuicio fijo que se instaló en el mundo futbolero.

De todas maneras, en un River sin rumbo, irregular y sin juego, el enganche empezó a demostrar en la cancha que él no vino retirado y que su ídea era levantar la Copa Libertadores. Jugó e hizo jugar, fue la brújula de Marcelo Gallardo que no encontró en ningún otro integrante del plantel lo que él proponía. Su clase, su inteligencia, su distinción, no se ven en nadie. No hay dudas de que fue D'Alessandro fue el mejor jugador del semestre, aún sin haber demostrado todo de sí, está a otro nivel.

A su vez, el mediocampista jugó 802 minutos divididos en 14 participaciones, de las cuales fue titular en 11. Siete fueron por torneo y siete en la Copa, donde marcó tres tantos, dos ante Trujillanos, en la última fecha de la Fase de Grupos, y uno ante The Strongest, en la cuarta fecha de la Fase de Grupos.

Realmente, es una lástima saber que el Cabezón va a seguir seis meses más en la institución para sólo pelear la Copa Argentina. Un talento como el suyo dentro del fútbol argentino debe aprovecharse al máximo y este plantel no pudo hacerlo, no entendió su forma de jugar y él no puede hacer todo sólo. Hacía años que no se veía a un conductor de tanto lujo con esta camiseta. Aunque Leonardo Pisculichi logró convencer al mundo riverplatense de que él era el nuevo gran diez, su nivel decayó muchísimo y la pelota volvió a brillar en la zurda de D'Alessandro. Cada pisada, cada movimiento, duele saber que sólo se disfrutarán seis meses más.