Joaquín Arzura: un pacman que no puso start

Arzura llegó durante el último mercado de pases a River, pero no tuvo demasiadas oportunidades para demostrar por qué en Tigre era tan reconocido.

Joaquín Arzura: un pacman que no puso start
Joaquín Arzura: un pacman que no puso start (Foto: River Plate Oficial).

¿Es posible reemplazar a Matías Kranevitter? Muy difícil encontrar, por lo menos en el fútbol argentino, un volante central que ocupara semejante hueco en el cráneo de River. Sin muchas opciones, a falta de uno, la comisión directiva decidió contratar a dos reemplazantes. Uno por pedido de Marcelo Gallardo, Nicolás Domingo, el otro por pedido de ellos, Joaquín Arzura.

Sin dudas, por lo demostrado en Tigre, el "Pacman de Victoria" era un hombre más que interesante para cumplir la función. Por cualidades, edad, actualidad, regularidad y futuro, no fue una mala opción. Pero, no era la prioridad de Gallardo, eso se notó a la hora de ver las listas de concentrados o los once titulares en los partidos importantes. Bueno, es más fácil encontrarlo en los partidos insignificantes.

Por lo tanto, Arzura jugó en el Millonario 378 minutos divididos en ocho partidos. Fue titular sólo en tres ocasiones, ante Vélez, Banfield e Independiente -reemplazado en el entretiempo-. Luego tuvo minutos ante Trujillanos, en Venezuela por la Copa Libertadores, Godoy Cruz, Rosario Central, Colón y Sarmiento, partido en el cual cometió un penal sobre el final. No sólo la significancia de los partidos y los pocos minutos demuestran la poca consideración que el director técnico tuvo sobre él, también lo demuestran las veces que fue concentrado. Por Copa, sólo ante el equipo venezolano, en el torneo local aparte de los que jugó fue al banco contra Boca en la Bombonera, Arsenal y Patronato.

Asimismo, el volante mostró buen sentido de ubicación, agañas y ganas de demostrar cuando se le dio la oportunidad. Aunque sea mostró más condiciones que Domingo para ser el único cinco al no haber estado Leonardo Ponzio varios partidos por suspensiones. También tuvo algunos puntos bajos, pero es difícil analizar bien su rendimiento con tan pocas oportunidades, siendo que llegó en el último mercado de pases y que nunca ha tenido continuidad. Sería justo que este jugador de 23 años pudiera tener más consideración en el equipo.