Dos más en la mira

La dirigencia tiene en carpeta a Pablo Álvarez y Santiago Rosales. Ambos jugadores tienen el mismo representante de Luciano Lollo, el único refuerzo confirmado hasta hoy.

Dos más en la mira
Álvarez y Rosales (Fotomontaje).

De a poco, y también a destiempo (la pretemporada arrancó hace 10 días y el plantel ya está en Estados Unidos), River se va armando, una vez más. Ya firmó su contrato por cuatro temporadas Luciano Lollo, que pese a su fisura en el quinto metatarsiano de su pie izquierdo, viajará a Orlando para sumarse al equipo de Marcelo Gallardo y terminar de recuperarse allá. También está al caer Enrique Bologna, que quedó libre de Gimnasia. Y mientras siguen las negociaciones por Iván Rossi (de Banfield), hay más jugadores que pueden venir.

Uno de ellos es Pablo Álvarez. El defensor de Rosario Central, por motivos personales, quiere mudarse a Buenos Aires y Núñez es una posibilidad. Álvarez, de 32 años, es primer marcador central y comenzó su carrera en Boca Juniors (donde ganó las Copas Sudamericanas 2004 y 2005, y la Recopa 2005), siguió en Estudiantes de La Plata (campeón del Apertura 2006), de 2009 a 2014 estuvo en Catania (Italia) y desde año pasado juega en Central, donde tuvo una etapa previa, entre 2008 y 2009. El pasado semestre hizo dupla central con Alejandro Donatti, y disputó 20 partidos (11 por el Campeonato y nueve por Copa Libertadores).

El otro es un juvenil que promete, Santiago Rosales. El volante ofensivo, de 21 años, disputó los 16 encuentros de Aldosivi en el Torneo de Transición ´16, con dos goles (a Gimnasia y Olimpo; en ambos goleó su equipo 3-0). Siempre jugó en el cuadro de Mar del Plata, donde debutó en 2014 y lleva 34 partidos jugados, con cuatro goles. A modo de presión, no se presentó en la pretemporada, para acelerar su llegada a River, motivo por el cual despertó una disputa con la dirigencia del Tiburón.

¿Qué motivo los acerca a River? En primer término, el deseo de ambos futbolistas, y el segundo, que ambos comparten representante, Juan Cruz Oller, el mismo de Luciano Lollo. De todos modos, tienen que acordar las partes, sobre todo por Rosales, quien tuvo un ofrecimiento de Benfica. Asimismo, no son de prioridad para Gallardo, pero sí para la dirigencia riverplatense, que quiere cerrar refuerzos cuanto antes. Arrancan las tratativas.