Adiós, Eder

Basilea de Suiza se llevará los servicios de Eder Álvarez Balanta, que luego de tres años en River, dará el salto al fútbol europeo, a cambio de 3,5 millones de euros. Repasamos su historia en el Millonario, que comenzó como estrella y terminó como prescindible.

Adiós, Eder
En tres años, el colombiano dejó su huella (Fotomontaje).

El 7 de abril de 2013, por la 8° fecha del Final 2013, en el Clindro de Avellaneda, se medían en una nueva edición del clásico Racing-River. El Millonario, dirigido por entonces por Ramón Díaz, había ganado 2-0, con goles de Leandro González Pírez y Manuel Lanzini. Sin embargo, lo más destacado de aquella tarde soleada de domingo fue el auspicioso debut de un zaguero central, colombiano, que había llegado a Núñez hacía algunos años y se destacó notablemente en Inferiores. Eder Álvarez Balanta. La rompió en su debut, y en ese mismo campeonato (River fue subcampeón), se dio el gusto de convertir dos goles en dos fechas seguidas (en el 2-1 a Godoy Cruz y en el 1-1 ante Quilmes). Revolucionó por completo.

Balanta le terminó ganando el puesto a un jugador con más experiencia, como Jonathan Bottinelli, y durante la campaña siguiente, fue titular indiscutido, junto a Jonatan Maidana en la zaga central. Así, conquistó su primeros títulos, en Torneo Final 2014 y la Copa Campeonato de ése mismo año. Su nivel sobresaliente le abrió las puertas de la Selección de Colombia, y fue citado nada menos que al Mundial de Brasil, junto con sus compañeros riverplatenses Teo Gutiérrez y Carlos Carbonero (Eder jugó un partido, ante Japón).

Cuando llegó Marcelo Gallardo, Balanta empezó su caída. Lesiones que lo marginaron durante el último semestre de 2014 (sólo tres partidos jugados), y el surgimiento de un jugador que fue creciendo exponencialmente, al punto que hoy por hoy juega en la Premier League y en la Selección Argentina: Ramiro Funes Mori, el caudillo que eligió Gallardo para secundar a Maidana. El Mellizo, aún con errores, aportó mucho gol y un nivel impresionante, por lo que Eder tuvo que esperar su oportunidad.

Ramiro y Balanta, ante Estudiantes en la Sudamericana 2014 (Foto: Goal).
Ramiro y Balanta, ante Estudiantes, en la Copa Sudamericana 2014 (Foto: Goal).

Tras ganar la Copa Sudamericana 2014 y la Recopa 2015, llegó la hora de la hora de materializar la gran obsesión, la Copa Libertadores 2015. En ese certamen, Balanta anotó su último gol oficial en La Banda: fue en Chiclayo (Perú), ante Juan Aurich, en la tercera fecha del grupo, cuando la clasificación a octavos estaba en jaque. De todos modos, luego hubo final feliz, pero con Balanta observando la mayoría de los partidos desde afuera. Así y todo, fue campeón de América, y una semana después, de la Suruga Bank. Uno de los pcoos futbolistas que estuvo presente en los seis títulos entre 2014 y 2015 (junto a Barovero, Mercado, Solari, Funes Mori, Maidana, Vangioni, Ponzio y Kranevitter).

La salida de Ramiro a Everton, en agosto de 2015, le devolvió la titularidad, por lo que pudo jugar la recta final del Campeonato 2015, la Copa Sudamericana de ése año y el Mundial de Clubes en Japón (disputó los dos partidos, contra Sanfrecce Hiroshima y Barcelona). Sin embargo, ya no mostraba la solvencia de antes, con errores constantes en la marca y hasta en el juego aéreo, uno de sus fuertes. Este año, en la primera fecha contra Quilmes, volvió a lesionarse, y sólo jugó nueve encuentros en 2016.

Balanta en River: 83 PJ, tres goles, seis títulos.

A pesar de su mal nivel del último tiempo, en Europa lo siguieron buscando. Ya no por los 50 milones de euros que en su momento se rumoreaba que ofrecía Barcelona, pero tampoco los € 15 millones que valía su cláusula de rescisión. Una oferta más terrenal, que terminó de convencer: 3.500.000 euros por el 80% del pase que River tiene del colombiano. Lo ofreció Basilea FC, el vigente campeón de la Super Liga de Suiza, y ahí seguirá su carrera el defensor de 23 años (dándole la chance, ahora a Leandro Vega), que ya abondonó la pretemporada en Orlando y cambiará de destino (y liberará cupo de extranjeros). Un crack que demostró su mejor potencial al comienzo de su carrera, y los problemas físicos le costaron caro después. ¿Podrá retomar ese nivel que lo llevó a un Mundial?