A un año de River de América

El 5 de agosto de 2015, River se consgraba campeón de la Copa Libertadores por tercera vez en su historia. Fueron 19 años de sequía, que se cortó aquella noche de lluvia inolvidable.

A un año de River de América
Cavenaghi cumpliendo su sueño, de irse campeón de América (Fito: River Plate Oficial).
River Plate
3 0
Tigres (MEX)
River Plate: Marcelo Barovero; Camilo Mayada, Jonatan Maidana, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Matías Kranevitter (Luis González; min. 81), Leonardo Ponzio, Nicolás Bertolo; Lucas Alario (Sebastián Driussi, min. 68),Fernando Cavenaghi (Leonardo Pisculichi; min. 76). DT: Marcelo Gallardo.
Tigres (MEX): Nahuel Guzmán; Israel Jiménez (Joffré Guerrón; min. 76), Juninho, José Rivas, Jorge Torres Nilo, Jürgen Damm; Guido Pizarro, Arévalo Ríos(min. 63) ; Rafael Sóbis, André-Pierre Gignac, Javier Aquino. DT: Ricardo Ferretti.
MARCADOR: 1-0, min. 44, Alario (RP). 2-0, min. 74, Sánchez (RP). 3-0, min. 78, Funes Mori (RP).
ÁRBITRO: Darío Ubriaco (URU). Amonestados: Alario (min.8), Jiménez (min. 16), Juninho (min.18), Gignac (min. 21), Rivas (min. 24) Funes Mori (min. 46), Cavenaghi (min. 55), Torres Nilo (min. 71) Sánchez (min. 75).
INCIDENCIAS: Estadio Antonio Vespucio Liberti. Final vuelta Copa Libertadores 2015.

Casi dos décadas de espera. Aquel doblete de Hernán Crespo ante América de Cali, ese 26 de junio de 1996, ante un Monumental que dio el mejor recibimiento de la historia de fútbol y llenó de papelitos el campo de juego, ya había quedado muy atrás. Era hora de volver a pisar fuerte en América. Y había con qué: Marcelo Gallardo armó un equipo con mística copera, que potenció sobre la marcha y que se hizo ganador, sea de local o visitante, con fútbol, juego e hidalguía.

El Millonario ya había conquistado la Copa Sudamericana 2014 y la Recopa 2015, dos títulos que consiguió por primera vez, cortando la racha de 17 años sin conquistas a nivel Conmebol. Más que preparados para otra aventura copera.

El 2015 no había arrancado del todo bien para River, por derrotas veraniegas en los Superclásicos. Y más allá de la Recopa, hubo un arranque turbulento en la Libertadores: debut con derrota por 2-0 ante San José de Oruro, y tres empates consecutivos por 1-1 ante Tigres en Núñez y dos vs Juan Aurich (ambos insólitamente no ganados), una igualdad milagrosa en Monterrey (River perdía 2-0 y lo empató sobre la hora, con goles de Teo y Mora) y en la última fecha del grupo, la milagrosa clasificación, al golear 3-0 a San José y el propio Tigres, con su equipo suplente (llevando sólo 16 jugadores), venció 5-4 a Juan Aurich en Chiclayo y le dio la clasificación al Millo, con sólo siete puntos. Favor fatal, ya que se reencontrarían en la final.

Sánchez inflando la red de Orion (Foto: Clarín).

Lo que sigue es historia conocida: en octavos, tocó Boca, que tuvo puntaje ideal en la fase de grupos, y quería revancha tras lo acontecido en la Sudamericana ´14. No se completó la serie: River triunfó 1-0 en la ida en el Monumental (gol de penal de Sánchez), pero sólo se jugó un tiempo en La Bombonera, ya que hinchas xeneizes rociaron de gas pimienta a los jugadores de La Banda en la manga y se dio por finalizado el encuentro.

En cuartos, Cruzeiro, el "cuco" histórico del Millo. Rival que fue una pesadilla para River desde 1976 y sigueindo así en los ´90. Y encima, La Bestia Negra ganó 1-0 en el mismísimo Monumental. No obstante, River sacó pecho en pleno Mineirao, y bailó a Cruzeiro ante su propia gente, en Belo Horizonte, con goles de Sánchez, Maidana y Teo Gutiérrez. Una noche brasileña inolvidable para los de Núñez.

River celebrando en el Mineirao (Foto: RiverLate).
River celebrando en el Mineirao (Foto: RiverLate).

Tras el receso por la Copa América Chile 2015, hubo partida de dos figuras, como Ariel Rojas y Teófilo Gutiérrez, aunque incorporaciones que resultaron vitales, como Tabaré Viudez y Lucas Alario. El rival, Guaraní, quien había dejado en el camino a Corinthians y Racing. En Núñez, River triunfó 2-0 (Mercado y Mora), mientras que en la vuelta, en el Defensores del Chaco de Asunción, ganaban los paraguayos 1-0 y se ponían a tiro de igualar a serie, hasta que Viudez dio ése pase maravilloso para Alario, que definió por encima del arquero y le dio el pase a la final a River.

Alario definiendo ante Guaraní (Foto: Yahoo).

En la final, Tigres, el mismo que lo ayudó a pasar a octavos de final. Cosas del destino. El equipo mexicano quería ser el primero de su país en ganar la Libertadores (Cruz Azul y Chivas perdieron las finales de 2001 y 2010, respectivamente), y se reforzó a lo grande, sobre todo con la incoporación de Gignac, delantero de la Selección de Francia y goleador de Olympique de Marsella. Sin embargo, en la ida en Monterrey, fue 0-0, con el Millonario aguantando la embestida y obteniendo un gran resultado para definir en casa (River definía en el Monumental, dado que Tigres es un equipo de la Concacaf, y la Conmebol no permite que la final de vuelta se defina fuera del territorio sudamericano).

La formación de la final (Foto: Web).
La formación de la final (Foto: Web).

La vuelta, en el Monumental. Recibieinto fenomenal, ésa noche del 5 de agosto de 2015. Jugó Mayada de 4, dado que Mercado estaba suspendido. Partido cerrado, hasta que a los 44 minutos, Leonel Vangioni eludió a un rival, tiró un centro a media altura, directo a la cabeza de Lucas Alario, que venció a Nahuel Guzmán y abrió la cuenta. En el complemento, con Tigres desesperado por empardar, siguió con la incertidumbre, hasta los 29´, cuando Carlos Sánchez se metía al área y le cometieron penal. El mismo uruguayo se encargó de ejecutarlo y ajusticiar. 2-0. Y para cerrar, un centro de Leonardo Pisculichi y cabezazo letal de Ramiro Funes Mori para el 3-0 final y la fiesta Monumental. Una lluvia interminable para ponerle fin a 19 años de sequía. Campeón de América. Mejor dicho, Tricampeón de América. De estar casi eliminados en primera ronda al título. Una Copa de película. Una Copa que era la obsesión. De la mano del Muñeco vamos a Japón.

Los goles de la victoria: