¿El inicio de una remontada?

River dominó gran parte del partido ante el puntero Estudiantes y mereció ganarlo, aún con una defensa emparchada. Sigue pecando la falta de efectividad, pero dio una muestra de hidalguía.

¿El inicio de una remontada?
Mayada marcando a Auzqui (Foto: Olé).

Tarde soleada en el Ducó. Más de 40.000 riverplatenses se hicieron presentes en Parque Patricios para ver al equipo de Marcelo Gallardo recibir al líder e invicto Estudiantes LP de Nelson Vivas. El propio Muñeco, en la previa del encuentro, sentenció que al Pincha "le iba a costar ganarnos". Y no se equivocó: no sólo no le ganaron, sino que el conjunto platense se replegó y se conformó con la igualdad, que terminó así, un punto para cada uno.

Defensa: con parches, pero rindió

Durante la semana, había preocupación por la gran cantidad de bajas en la zona defensiva, de jugadores que no tienen un reemplazo natural y, mucho menos, de su calidad. Sin Jonatan Maidana, Milton Casco, Gonzalo Montiel ni Iván Rossi, jugaron abajo Camilo Mayada (un 8 de 4), Arturo Mina, Leonardo Ponzio (un 5 de 6) y Jorge Moreira (un 4 de 3). Más allá de algunos sofocones en el primer tiempo, la línea defensiva salió airosa: Estudiantes, salvo su arquero (Sappa), jugó con lo mejor que tenía a disposición y se supo contrarrestar a Viatri, Damonte, los envíos de Solari (ex River), aunque no pudieron evitar que Auzqui, totalmente solo, empuje la pelota al gol en el segundo tiempo. A pesar de eso, teniendo en cuenta todas las dificultades en la previa y la falta de recambio, se superó ésa prueba.

Párrafo aparte para Mayada, quizás el más perjudicado por éste nuevo sistema sin volante por derecha definido. Jugó de lateral y subió bastante al ataque; de hecho, a él le cometieron la falta que derivó en el penal que Lucas Alario canjeó por gol, en el cierre del primer tiempo. Y del otro lado jugó el paraguayo Moreira, en el sector izquierdo, donde le costó hacer pie en algunas ocasiones por no ser su perfil, pero cuando pudo controlar, generó peligro (como un centro/tiro al arco que estrelló el travesaño). Asimismo Mina, en una jugada colectiva en el complemento, apareció de nueve y casi logra concretar un cabezazo, apenas desviado.

La idea de juego no se negocia

En cuanto al mediocampo y la generación de juego, volvieron las asociaciones en tres cuartos, con toques de primera, cargas y descargas entre el incisivo D´Alessandro y la voluntad de Nacho Fernández, jugando paredes con Driussi (que no tuvo chances para convertir). Pity Martínez fue el encargado de las pelotas paradas, pero errático. Alario volvió a convertir de penal, donde lleva 100% de eficacia (adentro ante Arsenal, Vélez y Unión), cuatro tantos en el campeonato y ocho en el semestre.

Durante la primera etapa del segundo tiempo y tras el gol de Estudiantes, River se plantó en ofensiva, aunque le faltó más justeza para dar el último pase. El visitante cedió pelota y terreno, esperando algún contragolpe y celebrando el punto obtenido en Parque Patricios. Sin embargo, el Millonario, sabiendo que necesitaba ganar para acortar distancias (sigue a 7 de EDLP, con 16 puntos), fue protagonista y mereció llevarse algo más.

Los cambios

Ingresaron Rodrigo Mora (titular ante Arsenal), Marcelo Larrondo (quien no jugaba desde la fecha 2 ante Talleres) y Tomás Andrade. El uruguayo se encargó de volantear y asistir mediante centros, aunque no estuvo fino; el delantero dio peso ofesivo, sin chances nítidas; mientras que Tomi aportó frescura, pero le costó gravitar, motivo por el cual perdió la titularidad.

Lo que viene

Se vienen dos semanas de descanso, debido a las Eliminatorias, y en el horizonte aparece Newell´s, el escolta de Estudiantes, en el estadio Marcelo Bielsa. Otra gran chance de acercarse a la cima, con un tiempo suficiente para recuperar soldados y encarar la recta final de 2016, que tendrá partidos importantes en el torneo y la definición de la Copa Argentina.