Aprovecharon su oportunidad

River goleó a Olimpia de Paraguay y tuvo picos de rendimiento muy buenos con los jugadores alternativos para el Muñeco, que piden pista y lucharán por ganarse la consideración del DT.

Aprovecharon su oportunidad
El festejo de Martínez Quarta (Foto: River Plate Oficial).

El Millonario aprovechó al máximo el parate por Eliminatorias. En un buen marco en el Único de La Plata, y una ráfaga de lucidez en los primeros minutos del segundo tiempo (tres goles en ocho minutos) fue suficiente para aplastar y neutralizar a Olimpia.

El DT tuvo varias cosas positivas que rescatar de sus dirigidos. Variantes que puede tener en cuenta en este momento crucial del semestre, donde se vienen compromisos determinantes y el margen de error es escaso. Esto fue lo más destacado de la goleada amistosa.

Debuts aprobados, defensa aprobada

Lucas Martínez Quarta, zaguero central, y Facundo Medina, lateral por izquierda, tuvieron su estreno jugando con el equipo de la Primera, y no desentonaron para nada. Martínez Quarta se afirmó en la zona central, acompañado por otro canterano (Gonzalo Montiel), y en el segundo tiempo, apareció de 9 para aprovechar el centro de Rodrigo Mora y, de palomita, establecer el 3-1 parcial. Un gol que le da confianza y estos minutos que supo exprimir al máximo. También participó en el 4° gol, el de Denis. En la defensa no hay muchas variantes, así que estará listo para la próxima convocatoria.

En tanto, Medina tuvo vaivenes. Se animó a subir y no se puso colorado si necesitaba despejarla lejos. Sufrió en algunas ocasiones los desbordes por su banda, cometió algunas infracciones y también las recibió. Tuvo atrevimiento para jugar, pero deberán tenerle paciencia, ya que tiene sólo 17 años. Errores de juventud que irá corrigiendo con el correr de los partidos.

Asimismo, jugó Kevin Sibille, con la dorsal 44, y no tuvo alteraciones, ya que el partido estaba completamente liquidado y no lo atacaron. Con su entrada, Camilo Mayada, quien jugó en el lateral derecho, se volcó la la izquierda.

Por otro lado, atajó Enrique Bologna. Con buenas intervenciones con los remates de media distancia, el gol de Olimpia vino de un córner y Bareiro le cabeceó en el área chica, al primer palo. Un lunar. Asimismo, con el partido 5-1, tuvo una pifia que pudo haber sido el descuento paraguayo, que no hubiera cambiado nada. Su experiencia y temperamento se notaron, y se mostró confiado y pleno físicamente.

Inoxidable Alonso

Con tanta  y buen nivel de los delanteros, el más relegado en los últimos partidos fue Iván Alonso, el delantero uruguayo de 37 años fue protagonista al abrir el marcador, a los cinco minutos de iniciado el encuentro, a través de su arma más letal, el cabezazo. Se movió por todo el frente de ataque y fue el capitán del equipo. A pesar de que los titulares seguirán siendo Sebastián Druussi y Lucas Alario (que ayer jugó un puñado de minutos y anotó su gol), el charrúa sigue vigente y aún tiene muchos más goles por festejar. Por su lado, Marcelo Larrondo intentó por todas las vías convertir su tanto, pero no pudo (le anularon uno) y se lo notó fastidioso, aunque se destacaron sus ganas y movimientos.

Mora: tres asistencias

Rodrigo Mora siempre se destacó como delantero, pero Marcelo Gallardo lo ubicó de volante, más retrasado en el campo, para explotar su velocidad y dribbling, al igual que su certeza en las pelotas paradas. La Pulga rindió en esta posición, en tres cuartos de cancha, y fue una de las figuras: asistió a Alonso en el primer gol, tiró el centro que derivó en el segundo (fue de Villalba, en contra) y le puso la pelota a la cabeza de Martínez Quarta en el tercero. Tiene bastante competencia en su sector, con Pity Martínez y Andrés D´Alessandro, aunque está un escalón por encima de Tomás Andrade en la consideración del DT

Denis: de apuesta a realidad

La llegada de Denis Rodríguez despertó algunos murmullos, dado que no venía siendo titular en Newell´s y se cedió a Leandro Vega, un central que ahora hace falta. Llegó, tuvo acción en la Reserva (golazo olímpico incluido), en amistosos informales, hasta que debutó oficialmente en la goleada ante Vélez y fue expulsado contra Patronato.

Ayer, se ubicó en la posición de enganche y le demostró a Gallardo por qué vino a Núñez: condujo, se asoció con los volantes y delanteros, desbordó y tuvo su premio marcando el cuarto gol, arrancando en mitad de cancha, metiéndose al área y definiendo con la cara interna del botín derecho al segundo palo, al ángulo, totalmente inatajable. Una muestra de su enorme jerarquía. Jugó sin presiones y ahora, le mete presión al cuerpo técnico: pide jugar más.