El Salvavidas: Batalla más 10

El joven arquero del Millonario fue el más destacado de su equipo,que ofreció una versión muy pálida en Rosario. El 1 evitó que la derrota fuera mayor.

El Salvavidas: Batalla más 10
Augusto, cada día más afianzado en el arco (Foto: River Plate Oficial).

River demostró en Rosario, una vez más, que en este momento del semestre, no está para pelear el campeonato. Un juego deslucido, a tono de lo que viene mostrando el equipo, salvo honrosas excepciones, tras ganar la Suruga Bank, allá por agosto de 2015. Sin ánimo ni rebeldía para intentar remontar un resultado, mucho menos para jugar y crear situaciones de gol. Sin dudas, fue uno de los peores partidos del ciclo Gallardo, que quedó a 10 unidades del Estudiantes puntero (aunque falten 20 fechas más). No obstante, la derrota pudo ser más abultada, y no lo fue gracias a Augusto Batalla.

Con 20 años y un enorme futuro, el 1 del Millonario fue determinante en el resultado. Con una defensa inédita que lo ayudó poco y nada, se encargó de proteger la valla lo más que pudo, a puro temperamento y personalidad en el campo de juego del Coloso Marcelo Bielsa. En el primer tiempo, impidió el gol de Formica, en un mano a mano. Más tarde, detuvo un cabezazo a quemarropa de Feliciano, volcándose a su primer palo. En el complemento, se destacó su tapada a un testazo de Maxi Rodríguez en el área chica, que a puro reflejo, Batalla logró desviar y la pelota rozó el travesaño. ¿En el penal? Poco que hacer ante un especialista (y verdugo de River por excelencia) como Ignacio Scocco. Aunque si no era por él, La Lepra pudo haber hasta goleado, porque superó en todos los aspectos a los de Núñez.

Batalla está a la altura del arco de River, progresando fecha tar fecha, aún con la mochila que representa el hecho de sustituir a Marcelo Barovero. Por el momento, Enrique Bologna seguirá sentado en el banco de suplentes, sumando ación en Reserva o amistosos. Porque, más allá del mal momento del equipo, el arco está en buena manos.

Un debut más

También hay que destacar al zaguero central Lucas Martínez Quarta, el juvenil que tuvo su primer partido oficial en River Plate, y que había impresionado a Gallardo en el amistoso contra Olimpia. No tuvo una buena noche, acompañado de Arturo Mina, uno de lo más flojos. No obstante, tuvo carácter en un escenario muy complicado, reventando cuando había que reventar y jugando cuando era necesario. Se animó a subir hasta tres cuartos. El resto de los defensores poco ayudaron para que su debut fuera más auspicioso, aunque nadie le quitará el gusto que se dio en Rosario, y que e onvirtió en una buena alternativa para lo que viene.

Rossi, sumando rodaje

El volante proveniente de Banfield ingresó ayer en lugar de Joaquín Arzura. Relegado por lesiones, disputó su segundo partido en el campeonato. Para el Muñeco, el doble cinco ideal se compone de Leo Ponzio y Nacho Fernández, y tiene como opcionesde 5 a Arzura y Nico Domingo. Pero Rossi aporta buen juego, tiene buen remate de buena distancia y cada vez que jugó, no desentonó para nada.